; charset=UTF-8" />

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 68. Salmo 119:60-67

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119:60-67

 

 

Vers. 60. Me apresuré y no me retardé En guardar tus mandamientos.

Cuando alguno es llamado leg√≠timamente al estudio de la verdadera teolog√≠a que trata de YHWH y de Yahshua Hamashiaj y de sus atributos, de sus preceptos, √≥rdenes, mandamientos y perfecciones a la luz de los principios revelados en su Tanak (Biblia), o a la ense√Īanza de la misma en el peque√Īo remanente de nuestro Elohim YHWH, no deber√≠a vacilar, como Mois√©s, o hacerse atr√°s, como Jon√°s, sino dejarlo todo y obedecer a YHWH, que te llama; como dice el Salmista: ‚ÄúMe apresurar√© y no me retardar√©‚ÄĚ (Mateo 4:20; Lucas 9:6).

La fe obediente, la que cree, conf√≠a y obedece toda la Tanak (Biblia), no entra en discusiones con YHWH, no pregunta qu√©, c√≥mo y porqu√©; no hace preguntas. Asiente con humildad, y dice ‚ÄúAm√©n‚ÄĚ a cada Palabra de YHWH. √Čsta es la fe de la cual se asombr√≥ nuestro Salvador al verla en el centuri√≥n. L√≥gico, la fe de los soldados es una fe obediente a todas las √≥rdenes y mandatos que recibe de sus superiores. Y si los soldados de los ej√©rcitos obedecen de esa forma, cuanto m√°s debemos obedecer nosotros a nuestro Elohim de los Ej√©rcitos.

Cuidado con las demoras y aplazamientos, el dejarlo para ma√Īana, diciendo que ya habr√° tiempo despu√©s; que habr√° tiempo para cuidarse de tu vida eterna cuando se est√© saciado del mundo; que ya bastar√° con que lo haga el √ļltimo a√Īo de mi vida, o el √ļltimo mes, o la √ļltima semana.

Cuidado con las dilaciones; el postergar la Teshuv√° ‚Äď el arrepentimiento ha sido la ruina de miles de almas; evita este hoyo en que han ca√≠do tantos; evita esta roca en que han naufragado tantos; di con el Salmista ‚ÄúMe apresur√© y no me retard√© En guardar tus mandamientos.

Aqu√≠ est√° la desgracia, que YHWH siempre llega en una hora inoportuna para el coraz√≥n carnal. Fue HaSat√°n que dijo: ‚Äú¬ŅHas venido aqu√≠ para atormentarnos antes de tiempo?‚ÄĚ (Mateo 8:29). Las cosas buenas son un tormento para el coraz√≥n carnal; y siempre vienen a destiempo. Sin duda, el mejor de los tiempos es cuando la Tanak (Biblia) es presentada a tu coraz√≥n con evidencia, luz y poder, y cuando YHWH quiere tratar contigo sobre tu paz eterna.

 

Retard√©, ‚ÄúHitmahmah‚ÄĚ, la palabra que se usa en las dilaciones de Lot en G√©nesis 19:16.

El retardo en atender a los mensajes de YHWH es casi desobediencia y, generalmente, brota de ella, o resulta de ella. ‚ÄúYHWH me ha dicho que me apresure‚ÄĚ (2¬™ Cr√≥nicas 35:21). Procuremos contestar: ‚ÄúMe apresur√©, y no me retard√© en guardar tus mandamientos‚ÄĚ.

Evita toda dilación en la ejecución de esa gran obra de creer, confiar y obedecer a YHWH y a Yahshua Hamashiaj. Hasta que la hemos ejecutado, seguimos bajo el poder del pecado, de HaSatán y bajo la ira de YHWH; y no hay nada más entre el infierno y nosotros que el aliento de nuestra nariz.

Para Lot es peligroso detenerse en Sodoma, pues el fuego y azufre están a punto de llover desde el cielo sobre él. El homicida ha de huir a toda prisa a la ciudad de refugio, no sea que el vengador de la sangre le persiga cuando su corazón arde de pasión y le mate. Deberíamos apresurarnos y no retardar el guardar todos los mandamientos de YHWH.

 

Vers. 61. Compa√Ī√≠as de imp√≠os me han rodeado. Mas no me he olvidado de tu Torah (ley).

Las redes de los imp√≠os me han envuelto. Las bandas de inicuos me han robado. Antes se burlaron de m√≠ y ahora me han defraudado. Los inicuos se vuelven peores, m√°s y m√°s audaces, de modo que van del rid√≠culo al robo.. Gran parte de este atrevimiento viene del hecho de que se han unido en una banda; los hombres se atreven en compa√Ī√≠a a hacer lo que no har√≠an solos.

Los enemigos de David hicieron todo lo que pudieron: primero, las serpientes silbaban; luego hincaron los colmillos. Como las palabras no bastaron, los malos fueron a parar a los golpes.

Cu√°ntas veces han saqueado los imp√≠os a los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos en el transcurso de los siglos, y con que frecuencia el kadosh ha soportado con alegr√≠a el saqueo de sus bienes.

 

Mas no me he olvidado de tu Torah (ley). Gloria al Eterno. Ni el sentimiento de la injusticia, ni la pena por sus pérdidas, ni los intentos de defensa le desviaron de los caminos de YHWH. No quería obrar mal para impedir la injusticia ni para vengarla.

No podía ser sobornado ni tampoco provocado a cometer pecado. El cordón de los injustos no podía impedir que llegara a YHWH, ni que YHWH llegara a él; esto era porque YHWH era su porción, y nadie podía quitársela ni por la fuerza ni con fraude.

La verdadera gracia que es la que te hace vivir en obediencia a la Tanak (Biblia) es la que puede soportar las pruebas; algunos apenas muestran su gracia entre un círculo de amigos, pero este hombre la mostraba rodeado de enemigos.

 

Vers. 62. A medianoche me levanto para alabarte Por tus justos juicios.

El Salmista adopta la postura apropiada; no est√° echado en la cama y alaba. No es que cuente mucho la posici√≥n del cuerpo, pero cuenta algo, y este algo ha de ser observado siempre que es √ļtil para estar en la presencia de YHWH y expresivo de nuestra amor a √Čl, diligencia o humildad.

Lo que estorba el sue√Īo de los hombres corrientes es, o bien los cuidados de este mundo, el resentimiento impaciente de las injurias, o el aguij√≥n de la mala conciencia; √©stos ten√≠an a los otros en vela, pero el Salmista era despertado por el deseo de alabar a YHWH.

Su sinceridad se ve en lo que hac√≠a en secreto. El Salmista profesaba su fe obediente a YHWH = emunah, creer, confiar y obedecer la Torah (ley) cuando no hab√≠a testigos; a medianoche, cuando no hab√≠a oportunidad para ostentaciones. Era una alegr√≠a secreta y un deleite en YHWH; cuando estaba s√≥lo no pod√≠a recibir el aplauso de los hombres, sino s√≥lo la aprobaci√≥n de YHWH, que ve en secreto. Ved la instrucci√≥n de Yahshua Hamashiaj; ‚ÄúPero t√ļ, cuando ores, entra en tu c√°mara, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que ve en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensar√° en p√ļblico‚ÄĚ (Mateo 6:6). Nota tambi√©n la pr√°ctica del mismo Yahshua Hamashiaj: ‚ÄúY levant√°ndose muy de ma√Īana, estando aun oscuro, sali√≥ y fue a un lugar apartado y all√≠ hizo shajarit (la oraci√≥n de la ma√Īana). (Marcos 1:35). Antes que el d√≠a amaneciera iba al desierto a orar; tanto el tiempo como el lugar implicaban secreto.

N√≥tese la gran reverencia usada en la oraci√≥n secreta. El Salmista no s√≥lo elevaba su √°nimo para alabar a YHWH, sino que se levantaba de la cama para doblar la rodilla ante √Čl. Los deberes secretos deben ser ejecutados con toda solemnidad.¬† Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 67. Salmo 119:53-59

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119:53-59

 

Vers. 53. Horror se apoderó de mí a causa de los inicuos Que dejan tu Torah (ley).

Las verdades que eran diversi√≥n para ellos le causaban asombro a √©l. Estaba at√≥nito ante su maldad, asombrado por su presunci√≥n, alarmado por la expectativa de su s√ļbito derrocamiento, aterrorizado por su condenaci√≥n cierta.

Los más firmes en la creencia del castigo eterno de los impíos son los más apenados en su condenación. No es prueba de ternura el cerrar los ojos a la terrible condenación de los impíos. La compasión se muestra mucho más tratando de salvar a los pecadores que procurando hacerles las cosas agradables.

He conseguido ideas claras de la eternidad; he visto y degustado las bendiciones de los elegidos kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos, hasta cierto punto y sufro anhelando compartir este estado dichoso, as√≠ como he tenido la satisfacci√≥n consoladora de saber que por la gracia de YHWH y caminando en santidad, poniendo en mi coraz√≥n el creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia) lo compartir√©.

Pero, ¬°oh, qu√© angustia se apodera de mi mente el pensar en la eternidad para los que est√°n sin Yahshua Hamashiaj, para los que est√°n equivocados, enga√Īados y que van con sus esperanzas falsas a la tumba!. La idea es tan espantosa que no la puedo resistir.

¬°Qu√© espantoso es el estado de aquellos que est√°n a cada momento en peligro de esta gran ira e infinita desgracia! Pero √©ste es el triste caso de toda alma que no ha nacido de nuevo, o aquellas almas que habiendo nacido de nuevo no han tenido la revelaci√≥n de estar enga√Īados por sus correspondiente l√≠deres que permanecen cegados por Hasatan para que no vean la luz suficiente de Yahshua y as√≠ no puedan vivir en Su fe obediente a todos los mandamientos de su Abba Kadosh YHWH.

 

Que dejan tu Torah (ley). El salmista se lamentaba no porque se viera atacado, sino porque la Torah (ley) de YHWH era abandonada; y se apenaba ante la condenación de aquellos que lo hacían, porque estaban perdidos para YHWH.

Lo que m√°s siento yo con respecto no solamente a todos los que me han abandonado, sino a todos los creyentes que piensan que la Torah ya no existe; que ya no hay que obedecerla porque Cristo la clav√≥ en su cruz. Es el desacato con que estos creyentes imp√≠os tratan la Torah (Ley) de YHWH por lo que caminan enga√Īados y confundidos directamente al infierno.

 

Vers. 54. C√°nticos fueron para mi tus estatutos (Torah) En la casa en donde fui extranjero.

Los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos ven el pecado con horror, y ven armon√≠a en la vida de santidad cuando han puesto en su coraz√≥n el vivir creyendo, confiando y obedeciendo los estatutos, los preceptos, los mandatos, es decir la Torah (ley) de nuestro Elohim YHWH y Yahshua Hamashiaj.

 

C√°nticos para m√≠‚Ķ en la casa en donde fui extranjero. ¬ŅNo se alegrar√≠a un preso ante la proclamaci√≥n de su liberaci√≥n? ¬ŅNo se alegrar√° el pecador redimido de poder salir de su servidumbre? ¬ŅSaldr√° de ella indiferente, sin gratitud y sin gozo?.

Nosotros también somos extranjeros en nuestras propias casas porque estamos de paso camino del verdadero hogar donde viviremos por toda la eternidad de las eternidades.

Canta de gozo porque ya est√°s obedeciendo todos sus mandamientos. Ahora si, canta las alabanzas mesi√°nicas cuyas letras ya son con los nombres verdaderos incorporados.

 

Vers. 55. Me acordé en la noche de tu nombre, oh YHWH, Y guardé tu Torah (Ley).

Así como en otros puntos nos dice que amaba más la Torah (ley) que el alimento que tenía asignado, aquí dice que renuncia a su reposo nocturno para poder meditar en Su Torah (ley). Pero ahora, hasta tal punto ha decaído el celo en los que profesan ser hijos de YHWH, que no están dispuestos a sacrificar ni lo superfluo, y mucho menos el refrigerio necesario por amor a la Tanak (Biblia).

Conozco líderes de ministerios internacionales que ni siquiera se levantan para las oraciones comunitarias matinales.

 

En la noche. Primero es continuamente, porque ha recordado a YHWH de d√≠a tambi√©n. El Salmista se hab√≠a entregado intensamente a la Torah (ley); como sabemos, los hombres del mundo dedican parte de la noche a sus deleites. Y el hecho de que √©l sopesaba los mandamientos de YHWH por la noche, nos muestra que hac√≠a lo mismo en secreto que bajo la luz; por lo que condena a los que cubren sus maldades con la oscuridad. Examin√©monos a nosotros mismos para ver si hemos interrumpido nuestro sue√Īo para invocar a YHWH, o para dar satisfacci√≥n a nuestros deseos de placer.

 

Y guard√© tu Torah (Ley). Si no recordamos el nombre de YHWH, no es probable que recordemos sus mandamientos = Torah (ley); si no pensamos en √Čl en secreto, no le obedeceremos en p√ļblico.

Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 66. Salmo 119:49-52

 

Excelencias de la Torah (ley) Salmo 119:49-52

 

Vers. 49. Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, En la cual me has hecho esperar.

Hay todo un mundo de significado en la palabra recuerda, cuando se dirige a YHWH; es usada en la Torah en el sentido m√°s tierno y conviene al afligido y deprimido. El Salmista exclama: ‚ÄúAd√≥n, recu√©rdame , y todas mis aflicciones‚ÄĚ. Job tambi√©n ora para que el Ad√≥n designe un tiempo en que le recuerde. En este presente ejemplo la oraci√≥n es tan personal como el ‚ÄúAcu√©rdate‚ÄĚ del ladr√≥n, porque su esencia se halla en las palabras ‚Äúa tu siervo‚ÄĚ.

Los que hacen de las promesas de YHWH su porción, pueden con humilde osadía hacer de ellas su garantía. YHWH dio la promesa en la cual esperaba el Salmista, y la esperanza por la cual había abrazado la promesa.

 

Vers. 50. Ella es mi consuelo en mi aflicción, Porque tu dicho me ha vivificado.

YHWH ha ordenado que su Tanak (Biblia), hecha poderosa por la R√ļaj (Esp√≠ritu), lleve consuelo, fortaleza y esperanza a sus kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos cuando ellos sufren pesar y aflicci√≥n.

Por cuanto la Palabra de nuestro Elohim YHWH es viva, Heb 4:12 12 Porque la Palabra de YHWH es viva y eficaz y m√°s cortante que espada de dos filos y penetra hasta donde se divide el mundo del alma y el mundo del esp√≠ritu, el de las coyunturas y los tu√©tanos y es efectiva discerniendo los pensamientos y las intenciones del coraz√≥n. Tiene poder para revivir y renovar a los que habitan en ella y en YHWH (Jn 14:27). Cuando se encuentra afligido, el kadosh ‚Äď santo debe volverse al Ad√≥n y a Su Tanak (Biblia)y esperar que su R√ļaj (Esp√≠ritu) le de Shal√≥m en su coraz√≥n (Fil 4:6-9).

El mundano agarra su bolsa y dice: ‚ÄúEsto es mi consuelo‚ÄĚ; el despilfarrador se√Īala su alegr√≠a y grita: ‚ÄúEsto es mi bienestar; el borracho alza la copa y canta: ‚ÄúEsto es mi solaz‚ÄĚ; pero el kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo cuya esperanza viene de YHWH, siente el poder vivificador de la Palabra de Ad√≥n y testifica: ‚ÄúLa Torah (ley) es mi consuelo‚ÄĚ. Pablo dice ‚ÄúYo se en qui√©n he cre√≠do.‚ÄĚ El consuelo es deseable en todo tiempo; pero el consuelo de la aflicci√≥n es como una l√°mpara en lugar oscuro. Algunos no pueden hallar consuelo en ocasiones semejantes; pero no es as√≠ con el hijo de YHWH que cree, conf√≠a y obedece Su Palabra, porque su Salvador les ha dicho: No os dejar√© hu√©rfanos, sin consuelo‚ÄĚ. Algunos tienen consuelo y no tienen aflicci√≥n; otros tienen aflicci√≥n y no tienen consuelo; pero los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos tienen consuelo en su aflicci√≥n.

La Palabra de YHWH (Tanak (Biblia) determina quien entrar√° en el reposo de YHWH. Es una espada aguda que penetra hasta lo √≠ntimo del ser para discernir si los pensamientos y motivos del creyente son espirituales o no. Tiene dos filos, de modo que corta para salvar la vida o condena a la muerte eterna (Jn 6:63; 12:48). As√≠ que se debe responder a la Palabra de YHWH en emunah = fe obediente, es decir, creyendo, confiando y obedeciendo toda la Tanak (Biblia) y acerc√°ndose a Yahshua Hamashiaj como sumo sacerdote Hebreos 4:14-16 Por tanto, teniendo un gran Cohen Hagadol que ha traspasado los cielos, Yahshua el hijo de YHWH, retengamos nuestra convicci√≥n sobre √©l. 15 Porque no tenemos un Cohen Hagadol que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue puesto a prueba en todas las √°reas de la vida, seg√ļn nuestra semejanza, pero nunca transgredi√≥ la Torah (ley). 16 Acerqu√©monos, pues, confiadamente, al trono de la gracia, para recibir la misericordia y hallar la gracia para el socorro propicio.

Se llama el ‚Äútrono de la gracia‚ÄĚ porque de √©l fluyen, de parte de YHWH, el amor, la ayuda, la misericordia, el perd√≥n, el poder espiritual, el derramamiento de la R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo), los dones espirituales, el fruto del Esp√≠ritu, y todo lo que necesitan en cualquier circunstancia. Una de las m√°s grandes bendiciones de la salvaci√≥n es que ahora Yahshua Hamashiaj, en calidad de sumo sacerdote, a los hombres y mujeres que ponen en su coraz√≥n vivir en la fe obediente del Mashiaj (Cristo) = emunah; creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia) les abre un camino a su presencia mediante el cual siempre podr√°n buscar el consuelo en su aflicci√≥n, la ayuda, el cuidado y la protecci√≥n que necesiten.

 

Consuelo. Nechamar, consolación; de donde procede el nombre de Nehemías. La palabra sólo aparece en Job 6:9.

Las lágrimas engendran gozo espiritual. Cuando Ana hubo llorado se marchó y no estuvo más triste. La abeja recoge la mejor miel de las hierbas más amargas. Yahshua Hamashiaj hizo el mejor vino del agua.

 

Porque tu dicho me ha vivificado. Bendito sea YHWH que no s√≥lo ha escrito la Tanak (Biblia), sino que la ha sellado en nuestros corazones y nos ha dado Su gracia para creer, confiar y obedecerla y as√≠ hacerla efectiva. ¬ŅNo puedes t√ļ decir que es de inspiraci√≥n divina porque has sentido que es operante y viva? ¬°Oh la gracia gratuita! ¬°Que YHWH env√≠e Su palabra te abra los ojos, te arranque de ese mundo de confusi√≥n, te restablezca y te cure; que √Čl te lleve a ese nivel de revelaci√≥n, te cure y no otros!. Que la Tanak (Biblia) que para ellos son letra muerta, sea para ti un sabor de vida eterna.

 

Vers. 51 Los soberbios se burlaron mucho de mi, Mas no me he apartado de tu Torah (ley).

Hoy los hombres y pr√°cticamente casi todos los creyentes tienen ojos extra√Īos para poder ver una farsa en la fe obediente a la Torah (ley de toda la Tanak (Biblia) y una comedia en la santidad; con todo, por triste que sea, esto es un hecho, y estas personas sin el menor ingenio puede provocar al burlarse de un kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo. Son pecadores engre√≠dos que juegan con los fieles como si fueran pelotas. No hay que extenderse en las innumerables burlas que les deparan. Si se burlaban de David, no podemos esperar escapar de la mofa de estos imp√≠os. Hay innumerables hombres soberbios sobre la faz de la tierra, y si hallan a un creyente kadosh ‚Äď santo en la aflicci√≥n, ser√°n bastante ruines para hacer burlas crueles a expensas suyas. √Čsta es la naturaleza del hijo de la sierva, el burlarse del hijo de la promesa.

Los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos de YHWH se han quejado de esto en todas las edades: David, de sus burladores; los m√°s abyectos se burlaban de √©l. Job fue desde√Īado por los hijos de padres a quienes √©l no habr√≠a puesto con los perros de su ganado (Job 30:1) Jos√© fue apodado so√Īador, Pablo charlat√°n; Yahshua Hamashiaj mismo, samaritano y, con sorna, carpintero‚ĶMical era est√©ril, pero tuvo demasiados hijos que despreciaron lo sagrado y ejercicio de la santidad. No puede haber mayor aliciente para un alma inmunda que burlarse de los que se esfuerzan por vivir una vida de obediencia al YHWH y a Yahshua Hamashiaj. Los corazones mundanos as√≠ como los religiosos enga√Īados no pueden ver nada en estas acciones de obediencia absoluta a toda la Torah (ley) excepto locura y necedad; la vida de obediencia a toda la Tanak (Biblia) tiene mal sabor a su paladar.

Es algo grande que un soldado se comporte bien bajo el fuego; pero es mayor que un soldado del Mashiaj resista impert√©rrito el d√≠a de su prueba. Al mesi√°nico kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo no le causa da√Īo que los perros le ladren.

 

Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 65. Salmo 119:39-48.

 

Excelencias de la Torah (ley) Salmo 119:39-48

 

 

Vers. 39 Quita de mí el oprobio que he temido, Porque buenos son tus juicios.

El oprobio, la mofa que de él hacen sus enemigos.

Nuestros enemigos son todos aquellos a los que YHWH todav√≠a no les ha dado la gracia para ver esta nueva revelaci√≥n de lo alto (familiares, conversos e inconversos): Que como consecuencia de ser absolutamente necesario vivir en santidad total, creyendo, confiando y obedeciendo toda su Tanak (Biblia) y volver a las sendas antiguas porque en ellas habla de M√≠ dice nuestro Elohim YHWH. Se debe vivir obedeciendo y poniendo en practica la Torah guardando el Shabbat, las fiestas dadas a perpetuidad y rescatando todo lo que han quitado o tergiversado en las actuales Escrituras con el fin de poder predicar bien el mensaje de salvaci√≥n a la humanidad. Ese mensaje que viene acompa√Īado con la unci√≥n del R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) y es el que abre los ojos a las personas prisioneras de HaSat√°n para que vean la luz admirable, se conviertan y puedan comprender que es lo que est√° ocurriendo a la humanidad y que es lo que hay que hacer para que verdaderamente si podamos llegar a ser merecedores de conseguir la vida eterna. Algo que nuestro Ad√≥n siempre ha querido al dar a los hombres este gran tesoro que es la Torah (ley).

 

Porque buenos son tus juicios. Cuando los hombres hablan mal de la forma en que YHWH gobierna el mundo, es nuestro deber y privilegio defenderlo y declarar abiertamente delante de √Čl: ‚ÄúTus juicios son buenos‚ÄĚ; y deber√≠amos hacer lo mismo cuando atacan la Tanak (Biblia), el mensaje de salvaci√≥n, la Torah (ley) o el nombre de nuestro Elohim YHWH o el de nuestro Ad√≥n Yahshua Hamashiaj. Pero hemos de tener cuidado de que ellos no puedan presentar contra nosotros acusaciones que sean verdaderas, pues de lo contrario nuestro testimonio ser√°n palabras lanzadas al viento.

 

 

 Exposición de los versículos 41 al 48

 

 

 Vau

 

 

Estos ocho vers√≠culos son un ruego continuado a favor de la permanencia de la gracia en su alma, y est√° apoyado por argumentos tan kadosh ‚Äď santos como podr√≠a sugerirlos s√≥lo un esp√≠ritu ardiendo de amor por YHWH.

Toda esta secci√≥n consiste en peticiones y promesas. Las peticiones son dos: vers√≠culos 41 y 43. Las promesas son seis. Esta diferencia, entre muchas otras, es una diferencia¬†entre los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos y los dem√°s; todos los hombres buscan cosas buenas de YHWH, pero los malos lo intentan de tal forma que no hayan de darle nada a √Čl de vuelta, ni aun prometen nada en retorno.

A esta secci√≥n podr√≠amos ponerle por t√≠tulo: El coraje necesario para dar testimonio. En efecto: Pide el favor de YHWH (v.41) contenido en sus promesas (lit. en su dicho), precisamente para estar m√°s animado a dar testimonio de la bondad de YHWH ante los que quieren avergonzarle(v.42). Con esta esperanza (v.43), est√° seguro de que no se le ir√° de la boca la palabra de verdad, es decir, un testimonio sincero y veraz de lo que YHWH ha hecho por √©l, lo cual ser√≠a dif√≠cil de cumplir si le faltase la manifestaci√≥n del poder y favor de YHWH hacia √©l. Seguro de haber sido escuchado, hace una promesa firme (v.44), y usa tres vocablos que indican continuidad de por vida: ‚Äútamiz‚ÄĚ = siempre, ‚Äúleolam‚ÄĚ para siempre, y ‚Äúed‚ÄĚ = perpetuamente (el mismo vocablo de Is. 9:6 ‚Äú‚Ķperpetuamente Abba‚ÄĚ). Esto le dar√° √°nimo y coraje para dar testimonio delante de reyes (v.46) como lo dieron los compa√Īeros de Daniel ante Nabucodonosor (Dn 3:16), los disc√≠pulos de Yahshua Hamashiaj ante las autoridades jud√≠as (Hch. 4:20), y Pablo ante el rey Agripa (Hch.26).

 

Vers. 41. Venga a mí tu misericordia, oh YHWH; Tu salvación, conforme a tu dicho.

El salmista desea misericordia, as√≠ como ense√Īanza, porque era culpable lo mismo que ignorante. Necesita mucha misericordia.

 

Tu salvaci√≥n, conforme a tu dicho. Esta es la suma y corona de todas las misericordias. Aqu√≠ hay la primera menci√≥n a la salvaci√≥n en el Salmo. La salvaci√≥n es titulada ‚ÄúTu salvaci√≥n‚ÄĚ, con lo que es atribuida totalmente al Ad√≥n. ¬°Qu√© cantidad de misericordias se juntan en la salvaci√≥n de nuestro Ad√≥n Yahshua Hamashiaj!. Quedan incluidas las misericordias que nos eximen antes de nuestra conversi√≥n y nos llevan a ella. Luego viene la misericordia de llamada, misericordia regeneradora, misericordia de conversi√≥n, misericordia de justificaci√≥n, misericordia de perd√≥n. Misericordia al quitarte el velo para ver su verdadera luz admirable, ahora con otra dimensi√≥n de la verdad incorporada la cual quitaron y tergiversaron de la Tanak (Biblia) antes, durante y despu√©s del Emperador Constantino en el siglo III d.M.. Ni tampoco podemos excluir de la salvaci√≥n completa ninguna de aquellas muchas misericordias que necesitamos para conducir al kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo seguro a la gloria.

La salvaci√≥n es un agregado de misericordias incalculable en n√ļmero, inapreciables en valor, incesantes en aplicaci√≥n, eternas en duraci√≥n. Al Elohim YHWH de nuestras misericordias sea la gloria, para siempre.

 

Vers. 42 Y daré por respuesta a mi avergonzador, Que en tu palabra (Torah) he confiado.

√Čsta es una respuesta sin r√©plica posible. Cuando YHWH, al concedernos esta nueva dimensi√≥n de la salvaci√≥n, da a nuestras oraciones una respuesta de Shalom – paz, estamos preparados al instante para contestar a las objeciones de los infieles, a las sutilezas de los esc√©pticos y a las burlas de los que se mofan as√≠ como a los hermanos que amamos (cat√≥licos y protestantes) que siguen enga√Īados y atrapados con la teolog√≠a dispensacionalista.

Hay tres clases de blasfemos de lo divino: los demonios, los herejes y los calumniadores. Al diablo hay que contestarle con la palabra de YHWH; a los herejes por la palabra externa de sabiduría; y a los calumniadores, con la palabra activa y valiente de una buena vida en Yahshua Hamashiaj.

 

Que en tu palabra (Torah) he confiado. Si alguno nos reprocha el que confiemos en YHWH, le replicaremos con argumentos m√°s concluyentes cuando le mostremos que YHWH ha hecho se√Īales, milagros y maravilla en nuestras vidas. Ha guardado sus promesas, escuchado nuestras oraciones y suplido nuestras necesidades. Aun los m√°s endemoniados se ven forzados a inclinarse ante la l√≥gica de los hechos. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 64. Salmo 119:31-38.

 

 

Excelencias de la Torah (ley). Salmo n¬ļ 119:31-38

 

Vers. 31. Me he apegado a tus testimonios; Oh YHWH, no me averg√ľences.

Puesto que abomina el camino de la mentira (v.29), ya que ha escogido el camino de la verdad (literalmente fidelidad); es decir vivir en emunah = creer, confiar y obedecer la Toral(ley), y tiene siempre ante los ojos los mandamientos de YHWH, hasta el punto de sentirse apegado a los testimonios divinos, pide a YHWH que no le averg√ľence, sino que le conceda el favor que le pide, a fin de que no se r√≠an de √©l sus enemigos como si estuviese dejado de la mano de YHWH.

Poner delante de nosotros los veredictos de YHWH, es mirar constantemente para obedecer la Tanak (Biblia) lo cual hace que un kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo sea firme y estable para poder resolver favorablemente sus contiendas: ‚ÄúLa carne lucha contra el esp√≠ritu y el esp√≠ritu contra la carne‚ÄĚ (G√°latas 5:17), y el kadosh santo se ve forzado a exclamar: ‚ÄúMiserable hombre de m√≠‚ÄĚ (Romanos :24). Este es el caso; en tanto que el alma est√° muchas veces abatida o apegada al polvo, el esp√≠ritu se esfuerza para apegarse a los testimonios Torah (ley de YHWH).

Ora: ‚ÄúOh YHWH, no me averg√ľences‚ÄĚ. Y ap√©gate a tu Elohim YHWH y a Yahshua Hamashiaj y no ser√°s avergonzado nunca jam√°s.

 

 

Vers. 32. Por el camino de tus mandamientos correré, cuando ensanches mi corazón.

El salmista piensa en correr por el camino de la Torah (ley), es decir, obedecer con el mayor gusto, con la mayor prontitud y alegría, la voluntad de YHWH.

 

 

Cuando ensanches mi coraz√≥n. Indica primordialmente verse libre de apuros y problemas, a fin de tener mayor espacio para concentra fuerzas y gozar de la libertad necesaria en orden a llevar a cabo el obedecer sus mandamientos que es lo que en verdad amamos. El verdadero kadosh ‚Äď santo justo es optimista, pues sabe que YHWH le da sabidur√≠a (v. 1R. 4:29), donde se le llama anchura de coraz√≥n) y el amor que es por su R√ļaj (Esp√≠ritu), derramado en nuestros corazones (Ro. 5:5). El amor de YHWH y el gozo en el cumplimiento obediente a su Torah (ley) son las ruedas y el motor de nuestra obediencia.

Nótese en qué forma se ha hablado del corazón hasta este punto:

‚Äútodo coraz√≥n‚ÄĚ (2)

‚Äúrectitud de coraz√≥n‚ÄĚ (7)

‚Äúescondido en mi coraz√≥n‚ÄĚ (11)

‚Äúensanchar mi coraz√≥n‚ÄĚ.

Hay muchas más alusiones más adelante y todas ellas muestran que la vida de emunah del Salmista era una obra del corazón. Es una de las mayores faltas de nuestra época que la cabeza cuente más que los corazones y los hombres estén mucho más dispuestos a aprender que a vivir en emunah = fe obediente a la Tanak (Biblia). Si queremos que YHWH habite en nuestros corazones y prodigue su influencia, debemos hacer lugar en nuestras almas por medio de una dilatación de fe obediente = creer, confiar y obedecer sus mandamientos = Tanak (Biblia).

La fe obediente engrandece a YHWH y consigues agradarle teniendo mayor captación de su grandeza, bondad y verdad.

 

 

 

Exposición de los versículos 22 al 40

 

 

 

He

 

 

 

Vers. 33. Ens√©√Īame, oh YHWH, el camino de tus estatutos, Y lo guardar√© hasta el fin.

Tenemos necesidad de ser ense√Īados y guiados. El salmista pide a YHWH que le instruya, que le haga entender los mandamientos y le haga caminar por ellos, ya que se complace en ellos; as√≠ los guardar√° hasta el fin.

En los vers. 33 al 40 El Salmista presenta nueve veces su petici√≥n a YHWH, y en seis de ella acompa√Īa una raz√≥n para ser escuchado. Estas peticiones son expresiones de un coraz√≥n renovado; Al hombre que YHWH le haya dado la gracia para mantenerse buscando la santidad en obediencia a sus mandamientos no podr√≠a por menos que presentarlas

 

Y lo guardar√© hasta el fin. El fin del cual habla el Salmista es el fin de la vida, o la plenitud de la fe obediente. Conf√≠a que la gracia le har√° fiel hasta lo sumo, nunca trazando una raya y diciendo a la vida de emunah = obediencia: ‚ÄúHasta aqu√≠ ir√°s, pero no pasar√°s.‚ÄĚ

El fin de nuestra vida kadosh ‚Äď santa ‚Äď justa; el fin de nuestro guardar obedientemente la Torah (ley) vendr√° cuando cesemos de respirar; ning√ļn hombre obediente a su Elohim YHWH y Yahshua Hamashiaj piensa se√Īalar una fecha y decir: ‚ÄúBasta, ahora puedo aflojar mi vigilancia y vivir como el resto‚ÄĚ. Como Yahshua Hamashiaj nos ama hasta el fin, tambi√©n nosotros hemos de servirle hasta el fin. El fin de la ense√Īanza divina es que podamos perseverar hasta el fin.

 

 

Vers. 34. Dame entendimiento, y guardaré tu Torah (ley), Y la cumpliré de todo corazón.

Es por esto que estamos en deuda con Yahshua Hamashiaj ‚Äúel Mashiaj ha venido y nos ha dado entendimiento‚ÄĚ (1Juan 5:20) para que podamos tener una relaci√≥n √≠ntima con el Verdadero Elohim; y con el aut√©ntico estamos: Yahshua Hamashiaj es el Juez Supremo dado por el Eterno de Israel.

El entendimiento es el piloto y gu√≠a de todo hombre; la facultad que est√° sentada en la popa del alma; pero como el gu√≠a m√°s experto puede equivocarse en la oscuridad, tambi√©n puede hacerlo el entendimiento cuando le falta la luz del conocimiento de la Torah (ley). ‚ÄúSin conocimiento la mente no puede ser buena‚ÄĚ. (Proverbios 19:2); ni la vida es buena; ni las condiciones externas seguras (Efesios 4:18). ‚ÄúMi pueblo est√° destruido por falta de conocimiento‚ÄĚ (Oseas 4:6).

 

 

Y la cumplir√© de todo coraz√≥n. Cuando el mundo, el placer, la ambici√≥n, el orgullo, el deseo de las riquezas, el amor impuro, desea una parte de nosotros, podemos recordar que no tenemos afectos a nuestra disposici√≥n sin que YHWH nos d√© permiso. √Čl es celoso. Todo es suyo, y sus juicios estar√°n con el que roba o retiene una parte de lo que es de YHWH. ¬ŅVoy desprenderme de lo que es de YHWH para satisfacer al mundo, la carne y al diablo?. Leer el resto de la entrada »