Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 63. Salmo 119:21-30.

 

Excelencias de la Torah (ley). ¬†Salmo n¬ļ 119:21-30

 

Vers. 21. Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus mandamientos.

Los hombres soberbios son malditos; nadie los bendice, y pronto se vuelven una carga incluso para ellos mismos. En sí misma, la soberbia es una plaga y un tormento, Incluso cuando no les cae encima ninguna maldición de la Torah (ley), parece haber una ley de la naturaleza que el hombre soberbio sea un desgraciado.

Esto lleva al salmista a aborrecer el orgullo; temía la reprensión de YHWH y la maldición de la Torah (ley). Los pecadores soberbios de sus días eran enemigos, y él se sentía feliz de que YHWH estuviera en pugna con ellos.

Si el orgulloso escapa aqu√≠, como ocurre a veces, en el m√°s all√° no escapar√°; por que: el hombre soberbio es una abominaci√≥n al Adon (Proverbios 16:5). YHWH no puede soportarlo (Salmo 101:5). Y ¬Ņque pasa luego? T√ļ destruir√°s al orgulloso.

‚ÄúNing√ļn alma escapar√° a la venganza del orgullo‚ÄĚ, nunca se escapar√° de ella. Tan seguro como YHWH es justo, el orgullo no quedar√° sin castigo.

Por tanto, los hombres orgullosos pueden ser contados entre los enemigos de YHWH, porque como el codicioso quita las riquezas de los hombres, el orgulloso quita el honor de YHWH.

Los orgullosos soportan la maldición de no tener amigos; no los tienen en la prosperidad, porque no conocen a nadie; ni en la adversidad, porque entonces nadie les conoce.

 

Que se desvían de tus mandamientos. YHWH reprende el orgulloso por más que las multitudes le presten homenaje, porque ve en él una rebelión en contra de su propia majestad, y la semilla de rebeliones futuras. Es la suma del pecado.

 

Vers. 22. Aparta de mí el oprobio y el menosprecio, Porque tus testimonios he guardado.

La mejor manera de tratar la calumnia es orar sobre ella; YHWH, o bien la eliminará, o arrancará el aguijón de la misma.

Cuando sufrimos una difamación, es mejor orar sobre ella que ir al tribunal y exigir explicaciones del que la fabricó. Los que sois reprochados de este modo llevad vuestro caso al Tribunal Supremo y dejadlo en las manos del Juez de toda la tierra.

 

Vers. 23 Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí; Mas tu siervo meditaba en tus estatutos.

¬ŅQui√©nes eran estos magnates maliciosos que quer√≠an quitar a YHWH de la atenci√≥n de su siervo o privar al escogido de su Elohim YHWH de un momento de comuni√≥n kadosh ‚Äď santa? La canalla de los pr√≠ncipes que no val√≠an los cinco minutos de la meditaci√≥n kadosh ‚Äď santa del siervo. Es muy hermoso ver las dos situaciones: los pr√≠ncipes sentados para hablar contra el salmista, y el salmista sentado con su Elohim YHWH y su Torah (ley), con la respuesta m√°s efectiva de sus calumniadores: no dar respuesta alguna. Los que se alimentan de la Torah (ley) se hacen fuertes y pac√≠ficos, y son protegidos por la gracia de YHWH de la contienda de lenguas.

El salmista da testimonio de que sufri√≥ mucha burla, desprecio y difamaci√≥n cuando procuraba llevar una vida kadosh ‚Äď santa ‚Äď justa de acuerdo a la Torah (ley) de YHWH. Esa oposici√≥n sin embargo, no le impidi√≥ seguir el camino de YHWH. Tambi√©n hoy los que son fieles obedientes a la Tanak (Biblia) y a Yahshua Hamashiaj deben comprender que ser√°n criticados y ridiculizados. Se les pudiera llamar legalistas o extremistas por las propias iglesias en desobediencia, que enga√Īadas consideran que la Torah (ley) ya fue clavada en la cruz y los que se conforman a las costumbres mundanas de una sociedad imp√≠a.

 

Vers. 24. Pues tus testimonios son mis delicias Y mis consejeros.

Es imposible vivir de modo kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo sin el uso diario de la Tanak (Biblia). Es absolutamente necesario para todo lo que emprendemos, y para resolver nuestras dudas y consolarnos de nuestras penas. Sin ella nuestra conciencia es un gu√≠a ciego y nos lleva a una niebla de ignorancia, error y confusi√≥n.

 

 

Exposición de los versículos 25 al 32

 

 

En estos versículos veremos la influencia de la Tanak (Biblia) sobre un corazón que lamenta sus tendencias hacia abajo y está lleno de pena a causa de su ambiente amortecedor.

 

 

D√°let

 

  

Vers. 25. Abatida hasta el polvo est√° mi alma; Vivif√≠came seg√ļn tu palabra.

Un corazón que suspiraba por YHWH con tanta frecuencia y amargura ahora se vuelve frío, seco y oscuro. El fervor del primer amor se ha enfriado; los cuidados de la tierra y los pecados, como si dijéramos, han puesto plomo a las alas del alma.

 

Vivif√≠came seg√ļn tu palabra. Rean√≠mame. Y, verdaderamente, muchas veces los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos de YHWH son puestos en este estado en que no tienen nada que los sostenga sino la Tanak (Biblia). Un peque√Īo resbal√≥n quita mucha gracia. S√≥lo los que intentan estar obedientes a toda Su Palabra son verdaderamente sostenidos, mirando la promesa de YHWH y mantienen la esperanza de que √Čl los restaurar√° de nuevo, porque es en su honor el terminar la obra que hab√≠a empezado.

 

Vivif√≠came. Esta frase ocurre nueve veces, y s√≥lo en este Salmo. Es de gran importancia, puesto que expresa el cambio espiritual por el cual un mesi√°nico pasa a comprometerse a creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia), Vivif√≠came seg√ļn tu palabra. Su fuente es YHWH; el instrumento por el cual es efectuado es toda la Palabra = Tanak (Biblia).

 

Vers. 26. Te he manifestado mis caminos, y me has respondido; Ens√©√Īame tus estatutos.

La bondad de YHWH se ve en que escucha lo que le presentamos. YHWH se glor√≠a en prestar atenci√≥n a nuestras necesidades, nuestras debilidades por el pecado. Esta triste situaci√≥n nuestra te obliga a pedir a tu Abba Kadosh que por favor te ayude a ser un verdadero hijo suyo, que te ayude y te de la gracia para estar frente a √Čl agrad√°ndole en todo, que te ayude a vivir en esa fe obediente a toda su Torah (ley) y en esa actitud consigues el favor de tu Elohim YHWH. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 62. Salmo 119:11-20.

Excelencias de la Torah Р(ley).  Salmo 119:11-20

 

 

Ver. 11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.

 

Este texto debes llevarlo en tu corazón como una regla.

Hay mucha diferencia entre los mesi√°nicos kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos y los que no est√°n en obediencias a la Torah (ley) o en los mundanos. El mundano tiene sus tesoros en joyas, que est√°n fuera de √©l; el mesi√°nico que cree, conf√≠a y obedece la Torah los tiene dentro.

Si guardas en tu coraz√≥n las palabras de la Torah, ning√ļn enemigo podr√° sacarlas de all√≠, y hallar√°s que es un tesoro consolador en tiempo de necesidad.

Este dicho, guardar o esconder, significa que el salmista se esforzaba no para ser ambicioso y destacar y hacerse glorioso delante de los hombres, sino que tenía a su Elohim YHWH por testigo del deseo secreto que llevaba consigo.

Si pones en tu corazón el creer, confiar y obedecer la Torah (ley), pide a YHWH que te capacite para tomar su alimento para nuestra alma en tu propio corazón y ahí estará libre de todo riesgo.

 

Para no pecar contra ti. Aqu√≠ est√° el objetivo perseguido. Aqu√≠ est√° lo mejor. ‚ÄúTu Torah‚ÄĚ; escondida en el mejor lugar ‚Äúen mi coraz√≥n‚ÄĚ; con el mejor de los prop√≥sitos ‚Äúpara que no peque contra ti‚ÄĚ.

 

 

Vers. 12 Bendito t√ļ oh YHWH; Ens√©√Īame tus estatutos.

 

‚ÄúBendito t√ļ, oh YHWH‚ÄĚ. Tan pronto como la Torah est√° en el coraz√≥n surge un deseo de hacer caso de ella y aprenderla. Y cuando es recibida la Torah en el alma, la primera necesidad de pedir a tu Elohim es: ‚ÄúAbba Kadosh, ens√©√Īame su significado‚ÄĚ.

Es el R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) el que produce ese hambre de la Torah. Cuando los ap√≥stoles de Yahshua Hamashiaj se enteraban que los jud√≠os y gentiles hab√≠an recibido la Palabra en sus corazones, corr√≠an a esa ciudad y les impon√≠an las manos para que recibiesen el R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo). L√≥gicamente para que te impongan manos y recibas el R√ļaj Hakodesh, el que las impone debe estar lleno del mismo; debe ser un hombre kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo. No es necesario que sea una persona levantada por los hombres en sus respectivas congregaciones. Si es necesario que est√© en su Elohim YHWH obediente a su Torah (ley).

Este maravilloso milagro se produce en las personas que YHWH tiene preparadas para levantarlas √Čl con su poder y su gloria impartida a trav√©s de los hombres kadosh ‚Äď santos, o independientemente √Čl mismo y lo hace en todo lugar, Kehilat, Iglesias, en los hogares, en las calles, pero lo mas importante es lo que te pueda ocurrir a partir de esa llenura del R√ļaj Hakodesh. Por ejemplo; Si te impone manos un hombre kadosh cat√≥lico, ir√°s a la iglesia cat√≥lica y perder√°s muchos a√Īos para aprender a ‚Äú‚Ķguardar sus dichos, para no pecar contra ti‚ÄĚ, si te ocurre en la iglesia evang√©lica, ni te quiero contar los a√Īos que pueden pasar y los errores que puedes cometer, para poder luchar y vencer contra tus propios problemas y poder avanzar en el camino de la santidad. YHWH nos ruega encarecidamente que salgamos de Babilonia para que no seamos part√≠cipes de las plagas que √Čl va a mandar contra esas iglesias y congregaciones falsas e id√≥latras (las que no est√°n con hambre de creer, confiar y obedecer a toda su Tanak (Biblia). Ojo, no estoy diciendo esto para que se piense que la √ļnica posibilidad es congregarse en una Kehilat mesi√°nica, no, ah√≠ tambi√©n desgraciadamente hoy d√≠a est√° la ciza√Īa entre los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos de Elohim YHWH.

Busca un hombre de YHWH con los frutos y los dones claramente en √©l y que est√© obediente a la Torah (toda la Palabra) que no este envenenado por la Teolog√≠a Dispensacionalista, la cual te aparta de la verdad de YHWH y te inhabilita para ser un disc√≠pulo verdadero de Yahshua Hamashiaj impidi√©ndote ser kadosh- santo ‚Äď justo. Que guarde toda la Palabra, que guarde el Shabbat y las Fiestas dadas por Elohim en su Tanak (Biblia) y que las dio a perpetuidad, que ame a Israel porque pertenezca a √©l por sangre o por haber sido injertado en la ra√≠z verdadera y que comprenda el plan de YHWH para la humanidad, as√≠ como la verdadera tarea a desarrollar cuando venga Yahshua Hamashiaj si es que te encuentra haciendo lo indecible de una manera honesta por creer, confiar y obedecer, toda Su Palabra.

 

‚ÄúEns√©√Īame tus estatutos‚ÄĚ; porque s√≥lo as√≠ puedo aprender el camino a la santidad.

 

Las personas kadosh ‚Äď santas se regocijan en hacer dichosas a otras, y sin duda el Elohim YHWH, nuestro Abba Kadosh querr√° impartirles Su R√ļaj Kahodesh y la santidad que es la fuente de la felicidad y vida eterna.

La fe = Emunah impuls√≥ esta oraci√≥n y le dio base no ya en algo que hubiera en el hombre kadosh ‚Äď santo que ora, sino s√≥lo en la perfecci√≥n del Elohim a quien hace suplicaci√≥n. Adon, T√ļ eres bendito; por tanto, bend√≠ceme ense√Ī√°ndome.

Todo el que lee este Salmo con atenci√≥n ha de observar en √©l una gran caracter√≠stica, y es lo decisivas que son sus afirmaciones de que para guardar los mandamientos de la Torah de nuestro Elohim YHWH y de Yahshua Hamashiaj no se puede conseguir nada por la fuerza humana, sino que es √Čl quien ha de crear la voluntad para la ejecuci√≥n de este deber.

 

 

Vers. 13 Con mis labios he contado Todos los juicios de tu boca.

 

El haber sido, como No√©, un predicador de la justicia que medita y considera los mandamientos y caminos de YHWH es un gran gozo cuando los diluvios suben de nivel y el mundo creyente enga√Īado y los imp√≠os est√°n a punto de ser destruidos.

 

 

Vers. 14 Me he gozado en el camino de tus testimonios M√°s que de toda riqueza.

 

Las riquezas son adquiridas con dificultad, disfrutadas temblando, y perdidas en amargura. Pero el verdadero gozo es estar obediente a la Torah. Es orar por los enfermos y que tu Elohim YHWH los sane a trav√©s de tu oraci√≥n, ayuno e intercesi√≥n. Ver a los hermanos endemoniados ser liberados de las garras de Hashat√°n y ahora sabiendo qu√© ense√Īarles e instruirles para que de verdad su posterior estado no sea peor que el que ten√≠a porque van a entender que un estado de libertad se consigue creyendo, confiando y obedeciendo toda la Torah (ley). El verdazo gozo es compartir la verdad de su Torah (ley) que verdaderamente te hace libre de pecado y del enemigo de nuestras almas Hashat√°n y sus demonios. El verdadero gozo es escuchar la voz de tu Abba Kadosh para poder ejecutar los planes que tiene para ti aqu√≠ en la tierra.

 

 

Vers. 15 En tus mandamientos meditaré; Consideraré tus caminos.

 

El que tiene un deleite interno en algo no lo apartar√° mucho tiempo de su mente. Como el avaro con frecuencia vuelve a mirar su tesoro, as√≠ el kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo por medio de la meditaci√≥n frecuente vuelve a la riqueza inapreciable que ha descubierto en la Torah (ley) de su Adon. Para algunos la lectura y meditaci√≥n de la Torah (ley) es una tarea; para el hombre kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo (el que cree, conf√≠a y obedece la Torah), es un gozo.

No es al cavar de un modo casual en una mina de oro, sino al cavar mucho tiempo y con ahínco que halla y saca el tesoro. No es el mero zambullirse en el mar, sino el permanecer dentro mucho tiempo que hace posible sacar gran cantidad de perlas preciosas. El estirar el hilo dorado de lectura y meditación de la Torah (ley) en su debida longitud, hasta que llegue al extremo espiritual en el que tu Elohim YHWH comienza a hablarte, es un logro raro y dichoso..

Cuando el eunuco iba en su carro, estudiaba el profeta Isa√≠as. No se enoj√≥ cuando lleg√≥ Felipe y le pregunt√≥ atrevido: ‚Äú¬ŅEntiendes lo que lees?‚ÄĚ (Hechos 8:27-30); y √©l dijo: ¬ŅY c√≥mo podr√© si alguno no me ense√Īare?… Entonces Felipe le anunci√≥ el mensaje de salvaci√≥n, le bautiz√≥ y el Ruja Hakodesh de YHWH arrebat√≥ a Felipe y el eunuco se fue gozoso y contento. Es el poder, la gloria y la sabidur√≠a de YHWH la que habla en la Torah (ley) = Tanak (Biblia) (Lucas 11:49); por tanto, cuidadosamente, estudia la Tanak (Biblia).
Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 61. Excelencias de la Torah (ley) de YHWH. Salmo 119:1-10.

 

Excelencias de la Torah (ley) de YHWH

 

 

√Ālef

 

 

Salmo 119:1 Dichosos los perfectos de camino, Los que andan en la Torah (ley) de YHWH.

YHWH promete derramar su bendici√≥n sobre los que han optado por vivir seg√ļn su Torah (ley) con todas sus normas, √≥rdenes, mandatos e instrucciones. Ellos tendr√°n la presencia personal de YHWH (cf. Gn 26:3), que les dar√° fortaleza, ayuda y protecci√≥n (Ef 3:16; Col 1:11).

Este salmo expresa un amor majestuoso por la Torah (ley) escrita de YHWH.

Aborda la Torah (ley) como promesa, mandamiento, direcci√≥n, testimonio, ense√Īanza, sabidur√≠a, verdad, justicia y correcci√≥n. Se presenta como el consuelo de todo ser humano, su protecci√≥n, su tesoro, su gu√≠a en la vida, el deleite de nuestro coraz√≥n y de nuestra alma, y el recurso para todas nuestras necesidades.

El salmista expresa un profundo amor por YHWH al leer esa Palabra, meditar en ella y orar sobre ella. YHWH ense√Īa con este salmo que creceremos en gracia, justicia y santidad s√≥lo mientras aumente en nosotros el amor por su Torah (ley).

El tema √ļnico es la Torah (ley) de YHWH. ‚ÄúLa mayor√≠a‚ÄĚ, dice Mart√≠n Boss. ‚Äúlee su Tanak (Biblia) como las vacas que pacen entre la hierba lozana, y pisotean bajo sus pies las flores y hierbas m√°s delicadas‚ÄĚ, Es de temer que hacemos esto con demasiada frecuencias.

A este salmo se la llama el ‚ÄúAlfabeto del amor de YHWH‚ÄĚ, el ‚ÄúPara√≠so de todas las doctrinas‚ÄĚ, el ‚ÄúAlmac√©n del R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo‚ÄĚ, la ‚ÄúEscuela de la Torah‚ÄĚ; tambi√©n el profundo misterio de la Tanak (Biblia), en que toda la disciplina moral de toda la Torah para ser kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo brilla resplandeciente. Y Alfabeto porque sus veintid√≥s estrofas (o p√°rrafos) de ocho vers√≠culos cada una corresponden a las veintid√≥s letras del alfabeto hebreo. Cada vers√≠culo de los p√°rrafos comienza con la letra caracter√≠stica de su estrofa.

El nombre de YHWH ocurre veintidós veces en el Salmo. Su tema es la Torah (ley) que menciona bajo uno de estos diez términos: ley, camino, testimonio, precepto, estatuto, mandamiento, juicio, palabra, dicho, verdad, en cada uno de los versículos, excepto uno, el ciento veintidós.

 

Exposición de los versículos 1 al 8

 

Estos primeros ocho versículos están relacionados con la contemplación de la dicha que resulta de guardar y obedecer los estatutos de YHWH.

La comuni√≥n de coraz√≥n con YHWH se goza por medio del amor y la fe = emunah, creer, confiar y obedecer su Tanak (Biblia), que es la manera de YHWH de comunicar con el alma por medio de su R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo).

Es de desear que el lector sienta el deseo de creer, confiar y obedecer la Palabra de YHWH, así como el fervor derramado sobre los versículos a medida que avance: entonces empezará como lector, pero pronto se inclinará como suplicante; su estudio pasará a ser una su oración, y su contemplación enfervorizará en adoración a su Elohim YHWH.

 

Vers. 1 LA TORA (ley) de YHWH representa toda la ense√Īanza de YHWH en su comunicaci√≥n verbal y escrita para su pueblo. Puede tambi√©n referirse al Pentateuco (los primeros cinco libros o a la Tanak (Biblia) como un todo.

Vers. 1 Dichosos. La verdadera religi√≥n no es fr√≠a ni seca. No s√≥lo creemos que el guardar la Torah (ley) de YHWH es algo sabio y apropiado, sino que estamos enamorados con ardor de su santidad, y exclamamos con asombro y adoraci√≥n: ‚Äú¬°Dichosos los perfectos de camino!‚ÄĚ indicando con ello que estamos ansiones de que el Eterno nos de la gracia para llegar a serlo nosotros y no deseamos mayor felicidad que ser perfectos en nuestra fe = emunah; creer, confiar y obedecer la Tanak (Biblia) para ser perfectamente kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos. La santidad es la felicidad.

La vida de santidad es un caminar en obediencia a toda la Torah = Tanak (Palabra de YHWH y Yahshua Hamashiaj), es un progreso firme, un avance tranquilo, una continuidad persistente en obediencia. Enoc anduvo con YHWH. Los hombres buenos siempre anhelan hacer las cosas mejor. Nunca están ociosos, sino que caminan en rectitud hacia la meta deseada creyendo, confiando y obedeciendo la Torah (ley). No tienen prisa, no se desconciertan, y así mantienen el paso siempre igual, avanzando seguros hacia la vida eterna.

En este pasaje vemos a apersonas dichosas que disfrutan de cinco cosas dichosas:

* Un camino dichoso.

* Una pureza dichosa.

* Una Torah (ley) dichosa,

* Concedidos por un Adon dichoso

* Y una senda dichosa.

 

Vers. 2 Testimonios. Los testimonios (hebreo édot) de YHWH representan las condiciones o los requisitos del pacto que se manifiestan como su voluntad.

 

Vers. 2 Dichosos lo que guardan sus testimonios. Aquellos que en fe = emunah; creer, confiar y obedecer la Torah (ley) atesoran los testimonios del Adon; en lo cual se implica que escudri√Īan la Torah, que llegan a comprenderla, que la aman, que persisten en la pr√°ctica y obediencia de la misma.

La Torah (ley) es la Palabra de YHWH es su testigo o testimonio de las grandes e importantes verdades que se refieren a √Čl y nuestra relaci√≥n con √Čl; esto deber√≠amos desear conocerlo; al conocerlo deber√≠amos creerlo; al creerlo deber√≠amos obedecerlo, amarlo y defenderlo contra todo el que osara atacarlo.

No podemos luchar una buena batalla, ni terminar nuestro curso, a menos que guardemos la fe creyendo, confiando y obedeciendo la Torah (ley)

Si la Torah (ley) no fuera m√°s que una ley, con todo, tendr√≠amos el deber de creerla, confiar en ella y obedecerla, porque somos sus criaturas; pero como es tambi√©n un testimonio de su amor, en el que como padre √Čl da testimonio de su favor hacia sus hijos, somos doblemente inexcusables si no la abrazamos obedeci√©ndola gozosamente.

 

Vers. 2 Y con todo el corazón le buscan. El crecimiento que indican estas cláusulas: primero, el camino; luego, andando en él; luego hallando y guardando obedientemente los tesoros de la Torah (ley), y, coronándolo todo, buscar al Adon del camino. El hombre dichoso ya tiene a YHWH y por esa razón le busca.

A YHWH no se le busca verdaderamente mediante las fr√≠as pesquisas del entendimiento; hemos de buscarle con el coraz√≥n y obediente a su Torah (ley). Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 60. Las creencias y pr√°cticas de la Comunidad que edific√≥ Yahshua Hamashiaj.

 

Las creencias y prácticas de la Comunidad que edificó Yahshua Hamashiaj

 

 

El libro de los Hechos es un relato v√≠vido de la Comunidad desde el tiempo de la resurrecci√≥n de Yahshua Hamasiaj hasta aproximadamente el a√Īo 60 d.M. En el cap√≠tulo 2 se habla del principio de la Comunidad, cuando YHWH envi√≥ su R√ļaj (Esp√≠ritu) a 120 disc√≠pulos de Yahshua Hamashiaj.

Para muchos de los estudiosos de la Tanak (Biblia), son bien conocidos los milagros que acontecieron ese d√≠a: de c√≥mo la casa donde estaban reunidos los disc√≠pulos se llen√≥ del estruendo de un fuerte viento y c√≥mo a cada uno de ellos se le asent√≥ algo que parec√≠a una lengua de fuego. Luego sucedi√≥ otro milagro cuando todos ellos, llenos ahora del R√ļaj (Esp√≠ritu) de YHWH, empezaron a hablar en los idiomas de los diferentes grupos de personas que hab√≠an venido a Jerusal√©n de otras regiones, de manera que todos los entend√≠an.

Algo que generalmente se pasa por alto es que el d√≠a en que ocurrieron estos acontecimientos era el D√≠a de Pentecost√©s (Hechos 2:1), una de las fiestas santas que YHWH orden√≥ a su pueblo muchos siglos antes (Lev√≠tico 23). Cuando habl√≥ de estas festividades, YHWH dijo que eran ‚Äúlas fiestas solemnes del Eterno, las convocaciones santas, a las cuales convocar√©is en sus tiempos‚ÄĚ (vv. 2, 4). YHWH les anunci√≥ que esas fiestas eran para ellos y todos sus descendientes ‚Äúestatuto perpetuo‚ÄĚ en dondequiera que habitaran (vv. 14, 21, 31, 41).

Leyendo Mateo 26:17-19 y Juan 7:10-14, 37-38 podemos darnos cuenta de que Yahshua Hamashiaj observó esas mismas fiestas. Luego, en el libro de los Hechos y en las epístolas de Pablo se nos muestra que los apóstoles también observaron estas fiestas aun décadas después de la crucifixión de Yahshua Hamashiaj (Hechos 2:1-4; 18:21; 20:6, 16; 27:9).

Casi todas las iglesias ense√Īan que estas fiestas fueron ‚Äúclavadas en la cruz‚ÄĚ, que en alguna forma fueron anuladas con la muerte de Yahshua. Sin embargo, la historia inequ√≠voca de la Tanak (Biblia) es que la Comunidad que estableci√≥ Yahshua Hamashiaj continu√≥ observ√°ndolas, pero con un mayor entendimiento de su significado espiritual.

En referencia a una de estas fiestas dadas por YHWH, el ap√≥stol Pablo, dirigi√©ndose a la Comunidad en Corinto, compuesta de creyentes gentiles y jud√≠os, los exhort√≥ a que celebraran ‚Äúla fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad‚ÄĚ (1 Corintios 5:8). Aqu√≠ Pablo estaba refiri√©ndose claramente a la Fiesta de los Panes sin Levadura (Lev√≠tico 23:6; Deuteronomio 16:16).

Pablo explicó el significado de la Pascua (1 Corintios 5:7; Levítico 23:5), y dio instrucciones acerca de cómo observarla correctamente (1 Corintios 11:23-28).

Las muchas referencias que al respecto encontramos en el Brit Hadasah (Pacto Renovado o Nuevo Testamento), en el libro de los Hechos y en las ep√≠stolas de Pablo sugieren una pregunta obvia: Siendo que Yahshua Hamashiaj, los ap√≥stoles y la Comunidad primitiva guardaron estas fiestas, ¬Ņpor qu√© las iglesias de hoy d√≠a no las ense√Īan ni las guardan? Al fin y al cabo, Pablo relacion√≥ las fiestas directamente con Yahshua Hamashiaj, su prop√≥sito y su sacrificio por la humanidad (1 Corintios 5:7).

En igual forma, tanto el Brit Hadasah (Pacto renovado o Nuevo Testamento) como el libro de los Hechos son muy claros con respecto a que Yahshua Hamashiaj, los ap√≥stoles y la Comunidad primitiva guardaron el Shabbat ‚Äď s√°bado (el s√©ptimo d√≠a de la semana) como d√≠a de reposo. Lo guardaban desde la puesta de sol del viernes hasta la puesta del sol del s√°bado como su d√≠a de descanso y de adoraci√≥n (Marcos 6:2; Lucas 4:16, 31-32; 13:10; Hechos 13:14-44; 18:4). El propio Yahshua se llam√≥ a s√≠ mismo ‚ÄúAdon aun del d√≠a de reposo [Shabbat en hebreo]‚ÄĚ (Marcos 2:28).

Yahshuaa Hamashiaj acostumbraba ir a la sinagoga todos los Shabbat ‚Äď s√°bados para adorar (Lucas 4:16). Muy en contra de los que ense√Īan que Pablo no guardaba el Shabbat ‚Äď s√°bado, el hecho es que √©l tambi√©n ten√≠a por costumbre reunirse en alguna sinagoga cada Shabbat ‚Äď s√°bado (Hechos 17:1-3), y aprovechaba la oportunidad para ense√Īar a otros acerca de Yahshua Hamashiaj.

El Shabbat (s√°bado) semanal es otra de las fiestas de YHWH. De hecho, es la primera de las fiestas santas (Lev√≠tico 23:1-4) y, adem√°s, est√° incluida en los Diez Mandamientos, como podemos ver en √Čxodo 20:8-11 y Deuteronomio 5:12-15.

Tal como sucede con las dem√°s fiestas b√≠blicas, el verdadero d√≠a de reposo tambi√©n es rechazado por la gran mayor√≠a de las iglesias. En lugar de guardar el Shabbat (s√°bado) como YHWH lo ordena, casi todas observan el primer d√≠a de la semana, el domingo, el cual la Tanak (Biblia) no menciona en ninguna parte como d√≠a de adoraci√≥n. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅAcaso no deber√≠amos todos guardar el mismo d√≠a de descanso y adoraci√≥n que guardaron Yahshua Hamashiaj y los ap√≥stoles?

Tambi√©n encontramos otras ense√Īanzas y costumbres que son diferentes de lo que observa la mayor parte del cristianismo tradicional. Muchas iglesias ense√Īan que no es necesario obedecer la Torah (Ley) de YHWH, que Yahshua Hamashiaj la obedeci√≥ por nosotros o que fue ‚Äúclavada en la cruz‚ÄĚ junto con Yahshua Hamashiaj. Esto es totalmente contrario a lo que el propio Yahshua Hamashiaj dijo en Mateo 4:4 y 5:17- 19, as√≠ como a las ense√Īanzas y costumbres de los ap√≥stoles (Hechos 24:14; 25:8; Romanos 7:12, 22; 1 Corintios 7:19; 2 Timoteo 3:15-17).

Siguiendo el ejemplo de Yahshua Hamashiaj, los ap√≥stoles predicaron con gran convicci√≥n que √Čl retornar√≠a para establecer el Reino de YHWH (Lucas 4:43; 8:1; 21:27, 31; Hechos 1:3; 8:12; 14:22; 19:8; 28:23, 31). Pero Pablo tambi√©n advirti√≥ que, aun en su tiempo, algunos ya estaban predicando ‚Äúun evangelio diferente‚ÄĚ (2 Corintios 11:4; G√°latas 1:6).

Existe mucha confusi√≥n en las iglesias acerca de lo que es el Brit Hadasha (Pacto Renovado o evangelio). La mayor√≠a lo ve como un mensaje acerca del nacimiento, vida y muerte de Yahshua Hamashiaj, sin entender realmente por qu√© vino y por qu√© ten√≠a que morir; tampoco predican el mensaje del Reino de YHWH que el propio Yahshua Hamashiaj ense√Ī√≥ (Marcos 1:14-15).

En la Tanak (Biblia) tampoco se menciona ninguna de las fiestas religiosas tan conocidas, entre las iglesias la Navidad, la Cuaresma, la Semana Santa y la Pascua Florida.

Estas son algunas de las grandes diferencias entre el mesianismo del tiempo de Yahshua Hamashiaj y los ap√≥stoles, y el cristianismo que en general se practica hoy en d√≠a. ¬ŅNo debiera usted buscar en su propia Tanak (Biblia) si lo que cree y practica est√° de acuerdo con lo que ense√Īaron y practicaron Yahshua Hamashiaj y los ap√≥stoles?

 

Cómo definen el amor la Tanak (las Leyes) de YHWH

 

Todo lo que YHWH exige, y toda norma bíblica del buen vivir, se basa en dos principios fundamentales: amar a YHWH y amar al prójimo.

En cierta ocasi√≥n se le pregunt√≥ a Yahshua Hamashiaj: ‚ÄúMaestro, ¬Ņcu√°l es el gran mandamiento en la Torah (Ley)?‚ÄĚ (Mateo 22:36). Respondiendo dijo: ‚ÄúAmar√°s al Adon tu Elohim YHWH con todo tu coraz√≥n, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amar√°s a tu pr√≥jimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la Torah (Ley y los profetas‚ÄĚ (vv. 37-40).

El pueblo de YHWH entiende la Tanak (Biblia). Ellos saben que la creación y el propósito de la Torah (Ley) de YHWH están basados en amar a YHWH y amar al prójimo. Entienden que tratar a los demás como YHWH lo manda es practicar el amor.

YHWH, por medio de Mois√©s, le pregunt√≥ a Israel: ‚Äú¬ŅQu√© pide el Eterno tu Elohim de ti, sino que temas al Eterno tu Elohim, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas al Eterno tu Elohim con todo tu coraz√≥n y con toda tu alma; que guardes la Torah ‚Äď los mandamientos del Eterno y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?‚ÄĚ (Deuteronomio 10:12-13). Esta no es m√°s que una forma ampliada del primer y gran mandamiento que cit√≥ Yahshua Hamashiaj: Amar a YHWH con todo el coraz√≥n, alma y mente. Notemos tambi√©n que amar a YHWH y obedecerlo son dos cosas inseparables. A YHWH le demostramos nuestro amor obedeciendo su Torah (sus Leyes), las cuales nos dio para nuestro bien. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 59. Los verdaderos mesi√°nicos son expulsados.

 

Los verdaderos mesi√°nicos son expulsados

 

A medida que los falsos maestros fueron gan√°ndose m√°s adeptos, √©stos llegaron a ser la mayor√≠a en algunas congregaciones. En 3 Juan 9-10 el ap√≥stol nos hace saber de uno de los infaustos resultados de esta situaci√≥n: ‚ÄúYo he escrito a la comunidad; pero Di√≥trefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. Por esta causa, si yo fuere, recordar√© las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo proh√≠be, y los expulsa de la comunidad‚ÄĚ.

Por incre√≠ble que parezca, aquellos que eran fieles a las ense√Īanzas de los ap√≥stoles eran expulsados de esa comunidad. Obviamente, eran la minor√≠a. La mayor√≠a hab√≠a decidido seguir a Di√≥trefes quien, en su codicia de poder e influencia, acusaba falsamente al ap√≥stol Juan. Satan√°s hab√≠a logrado poner a uno de sus siervos como pastor de esa comunidad, y hab√≠a hecho que expulsara a los fieles siervos de Yahshua Hamashiaj.

Recordemos que Yahshua ya hab√≠a advertido a sus fieles seguidores que eso suceder√≠a: ‚ÄúEntrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdici√≥n, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces‚ÄĚ (Mateo 7:13-15).

Tambi√©n dijo: ‚ÄúHip√≥critas, bien profetiz√≥ de vosotros Isa√≠as, como est√° escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su coraz√≥n est√° lejos de m√≠. Pues en vano me honran, ense√Īando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de YHWH, os aferr√°is a la tradici√≥n de los hombres . . . Bien invalid√°is el mandamiento de YHWH para guardar vuestra tradici√≥n‚ÄĚ (Marcos 7:6-9).

Ahora podemos entender por qu√© Pablo en su carta a los mesi√°nicos de Roma les dijo lo que deb√≠an hacer con aquellos que estuvieran creando dificultades en la comunidad: ‚ÄúOs ruego, hermanos, que os fij√©is en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros hab√©is aprendido, y que os apart√©is de ellos‚ÄĚ (Romanos 16:17).

 

El falso cristianismo se impone

 

Para fines del tercer siglo los verdaderos siervosmesi√°nicos de YHWH hab√≠an llegado a ser s√≥lo una peque√Īa minor√≠a entre aquellos que se hac√≠an llamar cristianos. El cristianismo falso representaba ahora la mayor√≠a.

Los falsos maestros habían logrado obtener muchos más seguidores que los fieles ministros de YHWH. No obstante, la historia nos muestra que en lo que se refería a creencias y prácticas, en esas sectas no había un criterio unificado.

Sin embargo, aunque dividida e inconversa, esta nueva forma de cristianismo tuvo un r√°pido crecimiento y vino a ser la m√°s conocida. Pretendiendo ofrecerle a la gente la salvaci√≥n, retuvo parte de la verdad; y como no reconoci√≥ ni ense√Īo la Tor√°h ni ? la necesidad de hacer Teshuv√° (Un verdadero arrepentimiento), le pareci√≥ atractiva a la gente.

A pesar de sus errores, parecía ofrecer una esperanza no igualada por ninguna de las religiones paganas de ese tiempo, pues ninguna de ellas ofrecía una forma creíble para que la gente recibiera el perdón de sus pecados y obtuviera la vida eterna. Al parecer, esta nueva religión ofrecía exactamente eso, pero sus seguidores no se daban cuenta de que, sin hacer Teshuvá, (un verdadero arrepentimiento), tales promesas eran vanas.

A fines del tercer siglo este falso cristianismo era una religión amargamente dividida por sus constantes reyertas. Pero a principios del cuarto siglo sucedieron dos cosas que cambiaron bruscamente el curso de la historia cristiana. Primero, el emperador romano Diocleciano intensificó la política de algunos de sus antecesores de perseguir a los cristianos y de mandar quemar todos sus manuscritos. Esto infundió temor en toda la comunidad cristiana.

Unos a√Īos m√°s tarde, despu√©s de derrotar a un poderoso contrincante, Constantino pudo ocupar el lugar de Diocleciano, quien abdic√≥ como emperador en el a√Īo 305. Pero la posici√≥n pol√≠tica del nuevo emperador no era muy estable debido a que a√ļn ten√≠a muchos enemigos. En todo el imperio los cristianos eran los √ļnicos que no ten√≠an ninguna afiliaci√≥n pol√≠tica, situaci√≥n que Constantino tuvo la perspicacia de aprovechar para reforzar su posici√≥n como emperador con este movimiento religioso ajeno a la pol√≠tica y previamente perseguido.

Por principio de cuentas, Constantino dio validez legal al cristianismo. Luego, s√≥lo dos a√Īos m√°s tarde, convoc√≥ a todos los diferentes grupos que profesaban ser cristianos para que formularan un sistema de creencias que los unificara. Quer√≠a tener un gran cuerpo religioso unido que le fuera pol√≠ticamente fiel.

Para lograr esto, Constantino presidió las deliberaciones doctrinales y, cuando había desacuerdos que no podían resolverse amistosamente, él decidía, o dictaba, lo que debía aceptarse. De manera astuta, muy pronto logró controlar a todos esos grupos de falsos cristianos pendencieros que estaban dispuestos a aceptar el control del Estado, y los transformó en un grupo fuertemente unido al servicio del Imperio Romano.

Wilson Walker, quien fue profesor de historia eclesi√°stica en la Universidad de Yale, nos dice que en el a√Īo 323 ‚ÄúConstantino por fin era el √ļnico gobernante del mundo romano. La iglesia estaba libre de persecuci√≥n en todas partes . . . Pero, al ser liberada de sus enemigos, hab√≠a venido a quedar en gran medida bajo el dominio de quien ocupara el trono imperial de Roma. Se hab√≠a iniciado una nefasta uni√≥n con el Estado‚ÄĚ (A History of the Christian Church [‚ÄúHistoria de la Iglesia Cristiana‚ÄĚ], 1946, p. 111).

El primer Concilio ecum√©nico se celebr√≥ en el a√Īo 325 en Nicea (actualmente Iznik), ciudad de Asia Menor en Turqu√≠a y fue convocado por el Emperador Constantino I el Grande, por consejo del obispo San Osio de C√≥rdoba.‚ÄĚEspa√Īol‚ÄĚ

Contexto histórico

En el a√Īo 325 de nuestra era, el emperador Constantino organiz√≥ El Concilio de Nicea para acordar cuales textos ‚Äúsagrados ser√≠an aprobados y cuales eliminados en la nueva religi√≥n aprobada por el estado. Se eliminaron 25 textos b√≠blicos y mas de veinte documentos de soporte, entre ellos el libro de Enoc, los aprobados fueron condensados y reinterpretados, convirti√©ndose lo que hoy conocemos por la Tanak (Biblia). Esto nos dej√≥ una herencia incompleta de sabidur√≠a de los textos originales, eliminando informaci√≥n de quienes somos, de donde venimos, porque estamos aqu√≠ y que podemos esperar que suceda.

Consecuencias

Este estatuto produjo el comienzo de un tipo de teología, en la cual el cristianismo se coloca en la posición de Israel (reemplaza al Judaísmo) como Pueblo escogido de Elohim en la Tanak (Biblia) para tomar las promesas de Elohim.

Malaqu√≠as 4:4 ‚ÄúAcordaos de la ley de Mois√©s mi siervo, al cual encargu√© en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.‚ÄĚ

Para sobrevivir al día del Adón debemos observar sus leyes de la Torah, así como también los mandamientos de Yashua Hamashiaj en el Nuevo Pacto. Es decir; la Tanak (Toda la Biblia).

Pero hay que restaurar a la Iglesia a las raíces originales hebreas.

Hay que analizar y restaurar todo lo que se ha perdido.

* Los nombres

* El culto

* La alabanza

* El día de adoración. El Shabbat

* Los pactos

* Las Palabras quitada y tergiversada de Elohim y Yahshua Hamashiaj

* Y otras muchas cosas.

La bendición y la maldición de las naciones depende de cómo se comporten con la Tanak (Biblia) y con el pueblo de Israel.

Tenemos que bendecir a Elohim, a toda Su Palabra original y a Su pueblo de Israel para que podamos ser bendecidos.

 

La fusión de diversos sistemas rituales

 

A medida que esta nueva religión, apoyada ahora por los emperadores romanos, crecía en poder e influencia, procuró llegar a ser realmente una iglesia mundial. En su afán de ganar más seguidores, aceptó en su medio muchos nuevos conversos, así como muchas nuevas costumbres.

Charles Guignebert, profesor de historia cristiana en la Universidad de Par√≠s, explica lo que sucedi√≥: ‚ÄúAl principio del quinto siglo, los ignorantes y los semicristianos llegaban en tropel a la iglesia . . . Ellos no hab√≠an olvidado ninguna de sus costumbres paganas… Los obispos de ese tiempo ten√≠an que contentarse con enmendar, lo mejor que pod√≠an, y de modo experimental, las espantosas malformaciones de la fe cristiana que percib√≠an a su alrededor . . .

‚ÄĚ[De instruir apropiadamente a los conversos] ni se hablaba; los obispos ten√≠an que contentarse con ense√Īarles no m√°s que el s√≠mbolo del bautismo y luego bautizarlos en masa, aplazando hasta m√°s tarde la tarea de desarraigar sus supersticiones, las cuales preservaban intactas . . . Este ‚Äėm√°s tarde‚Äô nunca lleg√≥, y la iglesia incorpor√≥, tan bien como pudo, a estos nuevos conversos junto con sus costumbres y creencias. Por su parte, a ellos les parec√≠a bien disfrazar su paganismo bajo la capa cristiana‚ÄĚ (The Early History of Christianity [‚ÄúHistoria antigua del cristianismo‚ÄĚ], 1927, pp. 208-210).

¬ŅCu√°l fue el resultado? Esta cristiandad dominada por el Estado vino a ser una mezcla estrafalaria de creencias, pr√°cticas y costumbres que proven√≠an de muchas fuentes. Como lo explica Guignebert: ‚ÄúA veces es muy dif√≠cil saber exactamente de qu√© rito pagano se deriva determinado rito cristiano, pero permanece cierto que el esp√≠ritu del ritualismo pagano qued√≥ impreso en la cristiandad a tal grado que al final se hallaba totalmente repartido en todas sus ceremonias‚ÄĚ (ib√≠dem, p. 121). Leer el resto de la entrada »