; charset=UTF-8" />

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 72. Salmo 119:81-88

 

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119: 81-88

 

 

 

Exposición de los versículos 81 al 88

 

 

 

Caf

 

 

 

Esta porci√≥n del gigantesco Salmo ve al Salmista “en los √ļltimos momentos”, “en las √ļltimas”, que est√° a punto de morir, desaparecer, finalizar. Sus enemigos le han puesto en su condici√≥n m√°s profunda de angustia y depresi√≥n; con todo, √©l es fiel y obediente a la Torah (ley) y conf√≠a en su Elohim YHWH.

Esta octava es la medianoche del Salmo y es muy tenebrosa. Brillan sin embargo, las estrellas y, en el √ļltimo vers√≠culo, la promesa del alba.

 

Ver. 81. Desfallece mi alma por tu salvación, Mas espero en tu Torah = palabra.

Ten fe obediente = Cree cuando te halles bajo la nube y espera en √Čl cuando no haya luz ni de la luna ni de las estrellas. Que tu fe obediente te har√° respirar y echar mano de la salvaci√≥n cierta de YHWH cuando las nubes y la oscuridad te rodean y parece que te est√°s pudriendo en una c√°rcel sin salida.

 

‚ÄúAunque me matare, en √Čl esperar√©‚ÄĚ. Ret√©n firmemente a Yahshua Hamashiaj, y con tu fe obediente a la Torah (ley) en la oscuridad; sin duda, ver√°s la salvaci√≥n de YHWH.

 

Ver. 82. Desfallecieron mis ojos por tu Torah = palabra, Diciendo: ¬ŅCu√°ndo me consolar√°s?.

El leer esta palabra hasta que los ojos ya no ven es s√≥lo algo peque√Īo comparado con el velar esperando el cumplimiento de las promesa hasta que los ojos interiores de la expectativa empiezan a nublarse por la demora. No podemos marcar fechas a nuestro Elohim YHWH, porque esto ser√≠a poner l√≠mites al Santo de Israel; con todo, podemos instar e insistir en nuestro ruego con importunidad y hacer una pesquisa humilde sobre por qu√© se demora la promesa.

El Salmista se siente desfallecer. Su alma, su persona, se consume de ansias por verse salvo de la presente aflicci√≥n, este es el sentido del ver. 81. El mismo verso (‚Äúconsumiese, desfallecer, morirse de ansias de…‚ÄĚ) ocurre en este vers. 82. Su vista desfallece de tanto esperar un alivio que tarda en llegar.

 

¬ŅCu√°ndo me consolar√°s?. Sus enemigos le han cavado fosas, a fin de hacerle caer; le persiguen sin causa, han estado a punto de extirparle de la tierra y pide ayuda, consolaci√≥n al √ļnico que puede quitar su desfallecimiento.

 

Ver. 83 Porque estoy como el odre al humo; Pero no he olvidado tu Torah = estatutos.

Se siente arrugado y encogido, como un odre ahumado. ‚ÄúEn el Oriente, los recipientes se hacen de piel y, cuando no se usan, se cuelgan en la habitaci√≥n que no tiene chimenea para el escape del humo, con lo que se encogen‚ÄĚ, de ese modo, ‚Äúel vino mejoraba y tomaba sabor‚ÄĚ, pero el Salmista s√≥lo piensa en el da√Īo que le produce la aflicci√≥n, la cual parece seguir implacable.

 

Pero no he olvidado tu Torah = estatutos. La gracia de YHWH es un poder viviente que sobrevive a lo que podría asfixiar a todas las otras formas de existencia. El fuego no puede consumirlo, ni el humo sofocarlo. Un hombre puede ser reducido a la piel y los huesos, y todo su consuelo secarse dentro de él y, con todo puede mantenerse aferrado a su integridad y glorificar a su Elohim YHWH.

 

Ver. 84. ¬ŅCu√°ntos son los d√≠as de tu siervo? ¬ŅCu√°ndo har√°s juicio contra los que me persiguen?.

La respuesta se adivina a la vista de la segunda parte del vers√≠culo. Es como si dijera: ‚ÄúPuesto que mis d√≠as son tan pocos, date prisa, Ad√≥n, a ayudarme y vindicarme, de lo contrario, vas a llegar demasiado tarde”. En esto apela a la fidelidad de YHWH, que resplandece en su Torah (v.86). En contraste con la falsedad de los que no proceden seg√ļn la Torah (ley de YHWH), el Salmista recurre a YHWH que ha dado mandamientos basados en la verdad y en la fidelidad de YHWH.

 

Ver. 85. Los soberbios me han cavado hoyo; Mas no proceden seg√ļn tu Torah (ley).

No podr√≠an proceder seg√ļn la Torah (ley de YHWH) cuando est√°n haciendo estas cosas, lo cual es contra tu Torah (ley), deleit√°ndose en la maldad de lo que hacen.

La raz√≥n especial por la que desea ser librado de la compa√Ī√≠a de los malvados es que siempre est√°n tentando a los kadosh ‚Äď santos describi√©ndoles los placeres del mundo, lo cual no son m√°s que f√°bulas, placeres pasajeros y sucios, m√°s falaces que reales, nada como los placeres s√≥lidos y nobles que siempre fluyen de la obediencia de la Torah (ley del Ad√≥n). Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 71. Salmo 119:78-80

 

 

 

Excelencias de la Tora. Salmo 119: 78-80

 

 

 

Ver.78. Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado; Pero yo meditaré en tus mandamientos.

Verg√ľenza para el orgulloso, porque el ser orgulloso es algo de lo que avergonzarse. La verg√ľenza nos es para el kadosh ‚Äď santo, porque no hay por qu√© estar avergonzado de nada santo.

Esto sugiere una palabra para los impíos. Vigilad que con vuestro odio implacable a la Torah y a la congregación que estableció Yahshua Hamashiaj no pongáis en marcha sus oraciones contra vosotros.

Estas oraciones imprecatorias de los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos, cuando est√°n dirigidas al blanco, y debidamente enviadas, son de efectos devastadores.. ‚Äú¬ŅNo har√° justicia YHWH a sus escogidos, que claman a √©l de d√≠a y de noche, aunque tenga paciencia con ellos? Os digo que pronto les har√° justicia‚ÄĚ (Lucas 18:7-8). √Čstas no son palabras vac√≠as como las imprecaciones que profieren los imp√≠os en el aire y desaparecen con su aliento, sino que son recibidas en el cielo, y devueltas con truenos y rel√°mpagos sobre la cabeza de los imp√≠os.

La oración de David dio al traste con las intrigas de Ahitofel, y echó a perder sus planes.

Las oraciones de los kadosh ‚Äď santos son m√°s de temer -como dijo y sent√≠a cierta reina- que los ej√©rcitos de veinte mil hombres en el campo de batalla. La oraci√≥n de Ester aceler√≥ la ruina de Am√°n, y la de Ezequ√≠as contra Senaquerib llev√≥ a su inmensa hueste al matadero e hizo descender un √°ngel del cielo para las ejecuciones aquella noche.

 

Pero yo meditar√© en tus mandamientos. El verbo asiach, en la segunda cl√°usula del vers√≠culo, puede ser traducido ‚Äúhablar√© de‚ÄĚ. O bien ‚Äúmeditar√© sobre‚ÄĚ; implica que, una vez obtenida la victoria, iba a proclamar la bondad de YHWH que hab√≠a experimentado. El hablar de los estatutos de YHWH, es equivalente a declarar, a partir de la Torah (ley), cu√°n fielmente guarda √Čl a sus kadosh ‚Äď santos , y de que modo tan seguro los libra, y cu√°n justamente venga las injusticias que se les hacen.

 

Ver. 79. Vu√©lvanse a m√≠ los que te temen Y conocen tus testimonios ‚Äď Torah (ley).

El Salmista; ten√≠a dos frases descriptivas para los kadosh ‚Äď santos: los que temen a YHWH, y los que conocen a YHWH. Las dos poseen sumisi√≥n sabidur√≠a e instrucci√≥n para vivir obedientes a todos los mandamientos de la Torah (ley); tienen el esp√≠ritu y la ciencia de la verdadera forma de caminar para ser salvos.

El temor a YHWH y el conocimiento de Su Torah (ley) hacen al hombre estar en el epicentro de la voluntad de Su Creador.

 

Ver. 80. Sea mi coraz√≥n √≠ntegro en tus estatutos ‚Äď Torah (ley), para que no sea yo avergonzado.

Fiel Salvador, T√ļ sabes la historia de cada uno de nosotros;

Ponemos a tus pies nuestro corazón débil, pecaminoso,

Mas por tu gracia, s√°nalo, y l√≠mpianos de pecado y enga√Īo.

Te quiere a medias. Y nos damos cuenta que s√≥lo es fiel el √≠ntegro kadosh ‚Äď santo:

Sólo la ofrenda entera sirve.

Ponlo, pues, íntegro para poder ser fiel, obediente a tu Torah (ley);

Sea, pues, íntegro para poder ser fiel, creyendo, confiando y obedeciendo tu Tanak (Biblia).

¬ŅS√≥lo te quiere a medias? Ad√≥n, ¬Ņpodemos negarte algo, cuando T√ļ lo das todo, lluvias de bendiciones y promesas de oro; y todo sin reservas?.

Tan solo nos reclamas que estemos obedientes a todos tus mandamientos para que nos vaya bien aquí y podamos estar contigo para toda la eternidad de las eternidades.

 

Para que no sea yo avergonzado. Mart√≠n Lutero a menudo escrib√≠a cartas a sus amigos y aliados respondiendo o pregunt√°ndoles por sus puntos de vista o por consejos. Por ejemplo, Philipp Melanchthon le escribi√≥ pregunt√°ndole c√≥mo responder a la acusaci√≥n de que los reformistas renegaban del peregrinaje, del ayuno y de otras formas tradicionales de piedad. Lutero le respondi√≥ el 1 de agosto de 1521: ¬ęSi eres un predicador de la misericordia, no predicas una misericordia imaginaria, sino una verdadera. Si la misericordia es verdadera, debes padecer el pecado verdadero, no imaginario. Di-os no salva a aquellos que son s√≥lo pecadores imaginarios. S√© un pecador y deja que tus pecados sean fuertes, pero deja que tu confianza en Cristo sea m√°s fuerte, y regoc√≠jate en Cristo, quien es el vencedor sobre el pecado, la muerte y el mundo. Cometeremos pecados mientras estemos aqu√≠, porque en esta vida no hay un lugar donde la justicia resida. Nosotros, sin embargo, dice Pedro (2¬™ Pedro 3:13), estamos buscando m√°s all√° un nuevo cielo y una nueva tierra donde reine la justicia¬Ľ.

Este es el espíritu de Martín Lutero que ha dejado cegado el entendimiento de todos los protestantes: Sé un pecador y deja que tus pecados sean fuertes,…

Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 70. Salmo 119:72-77

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119:72-77

 

 

Vers. 72. Mejor me es la Torah (ley) de tu boca Que millares de oro y plata.

Los mismos labios que al hablar nos dieron existencia, han pronunciado la Torah (ley) por la que hemos de gobernar esta existencia.

La Torah (ley de toda la Biblia) es la biblioteca del R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo). La Torah contiene ‚Äúlas cosas que hemos de creer, confiar y obedecer‚ÄĚ, y es la agenda, ‚Äúlas cosas que hemos de practicar‚ÄĚ. La Torah = Tanak (toda la Biblia) es la br√ļjula conforme a la cual ha de ser movido el tim√≥n de nuestra voluntad; es el campo en que est√° escondido Yahshua Hamashiaj, la Perla de gran precio. La Torah (toda la Escritura) es a la vez la que produce y cultiva la gracia de YHWH.

¬ŅC√≥mo nace el convertido, sino por la ‚ÄúTorah de verdad?‚ÄĚ. Santiago 1:18 √Čl, de su voluntad, nos hizo nacer por la Torah de verdad, para que seamos primicias de sus creaciones.

¬ŅC√≥mo crece, sino por ‚Äúla santa leche de la Torah?‚ÄĚ. 1¬™ Pedro 2:2-3 desead como beb√©s reci√©n nacidos, la leche espiritual kasher, para que por ella crezc√°is dentro del proceso de salvaci√≥n, 3 pues hab√©is gustado que YHWH es bueno.

Un avaro no puede deleitarse tanto en sus montones, ni un heredero en su herencia, como el Salmista en la Torah de YHWH.

La Torah (ley de YHWH) debe estar m√°s cerca de nosotros que nuestros amigos, hemos de quererla m√°s que a nuestras vidas, nos ha de ser m√°s dulce que nuestra libertad, m√°s placentera que todas las comodidades de la tierra.

 

Que millares de oro y plata. Si un pobre dijera esto, los sabios de este mundo se reirían y que quien no tiene riqueza no puede fácilmente despreciarla; pero éste es el veredicto de un hombre que tenía muchas posesiones, que sabía lo que era el valor del dinero y el valor de la Torah de verdad. Estamos hablando del Rey David a quien se la atribuye este Salmo 119.

Ved hasta qué punto esta parte del Salmo está saboreada por la bondad.

  • Los tratos de YHWH son buenos (v. 65).
  • El juicio santo es bueno. (v. 66).
  • Las aflicciones, buenas (v.67).
  • Nuestro Elohim YHWH es bueno (v.68).

Y aquí la Torah (ley) no sólo es buena, sino que es mejor que el mejor de los tesoros. Abba Kadosh, haznos buenos por medio de tu Tanak (Biblia).

Mucho cuidado con la Tanak (Biblia) que todos tenemos y sus respectivas traducciones. Por ejemplo, vamos a ver que se dice de los protestantes, los cuales salieron de Martín Lutero.

Un pastor protestante nos cuenta, en referencia a Cranmer (Arzobispo de Canterbury tras la ruptura con Roma que se aprendi√≥ de memoria el Brit Hadasah (Testamento Renovado o Nuevo Testamento) en su viaje a Roma y lo que se dice de Beza: que cuando ten√≠a m√°s de ochenta a√Īos pod√≠a repetir perfectamente de memoria cualquier cap√≠tulo de los libros del Ap√≥stol Pablo.

Este Pastor e historiador (Doctor en Divinidad) muestra cual es su ignorancia como protestante, sintiéndose un verdadero erudito de la naturaleza divina y esencia del Ser de YHWH y Su Torah (ley) dada a Su pueblo Israel para que la transmitan a la humanidad.

Dice que los hombres consideren que Martín Lutero habla en hipérboles, es decir, que aumentaba , disminuía o exageraba al decir que no quería vivir en el paraíso sin la Tanak (Biblia), y que con ella podría vivir bien en el infierno. Y que estas palabras de Lutero, sin embargo, deben ser entendidas en la perspectiva apropiada.

Lo que nos quiere decir el Pastor Doctor en Divinidad es que el protestantismo representado por los Pastores de las distintas familias  protestantes o evangélicas o no saben quien ha siso Lutero, o tienen el entendimiento cegado para que no vean la verdadera fe obediente de Yahshua Hamashiaj o si lo saben se hacen los que no entienden porque les va muy bien trasquilando la lana de las ovejas, recibiendo las ofrendas en sus respectivas iglesias para su propio enriquecimiento.

Todas las familias del protestantismo proceden del mayor antisemita de este mundo Martín Lutero. Enemigo de la raza hebrea, de su cultura y de su influencia por ser receptores de la Tanak (Biblia) entregada por YHWH para ser compartida a este mundo lleno de maldades.

Las opiniones de Lutero sobre los judíos han sido descritas como antisemitismo racial por unos o religioso por otros. En otros casos como antijudaísmo.

Mart√≠n Lutero en los inicios de su carrera pensaba que los jud√≠os no hab√≠an cre√≠do en Yahshua (Jes√ļs) a causa de los errores de los cristianos y de la proclamaci√≥n de lo que para √©l era un evangelio impuro. Suger√≠a que responder√≠an favorablemente al mensaje evang√©lico si se les presentaba de la forma adecuada. Cuando descubri√≥ que no era as√≠, atac√≥ con furia a los jud√≠os.

En su Von den Juden und ihren L√ľgen (Sobre los jud√≠os y sus mentiras), publicado en 1543, escribi√≥ que deb√≠an realizarse contra los jud√≠os acciones como quemar las sinagogas, destruir sus libros de oraci√≥n, prohibir predicar a los rabinos, ¬ęaplastar y destruir¬Ľ sus casas, incautarse de sus propiedades, confiscar su dinero y obligar a esos ¬ęgusanos venenosos¬Ľ a realizar trabajos forzados o expulsarlos ¬ępara siempre¬Ľ.

Seg√ļn la opini√≥n del Dr. Robert Michael, parece que Lutero tambi√©n aprobaba el asesinato de jud√≠os. Como sea el caso, lo cierto es que en ese libelo solicita a los estados alemanes que act√ļen tomando como referencia estos puntos:

“¬ŅQu√© debemos hacer, nosotros cristianos, con los jud√≠os, esta gente rechazada y condenada? Dado que viven con nosotros, no osamos tolerar su conducta ahora que estamos al tanto de sus mentiras, sus injurias y sus blasfemias.

En primer lugar, debemos prender fuego sus sinagogas o escuelas y enterrar y tapar con suciedad todo lo que no prendamos fuego, para que ning√ļn hombre vuelva a ver de ellos piedra o ceniza. Esto ha de hacerse en honor a nuestro Se√Īor y a la cristiandad, de modo que YHWH vea que nosotros somos cristianos y que no aprobamos ni toleramos a sabiendas tales mentiras, maldiciones y blasfemias a su Hijo y a sus cristianos.

En segundo lugar, también aconsejo que sus casas sean arrasadas y destruidas. Porque en ellas persiguen los mismos fines que en sus sinagogas.

En tercer lugar, aconsejo que sus libros de plegarias (sidurim) y escritos talm√ļdicos, por medio de los cuales se ense√Īan la idolatr√≠a, las mentiras, maldiciones y blasfemias, les sean quitados.

En cuarto lugar, aconsejo que de ahora en adelante se les proh√≠ba a los rabinos ense√Īar sobre el dolor de la perdida de la vida o extremidad.

En quinto lugar, que la protecci√≥n en los caminos sea abolida completamente para los jud√≠os. No tienen nada que hacer en las afueras de las ciudades dado que no son se√Īores, funcionarios, comerciantes, ni nada por el estilo.

En sexto lugar, aconsejo que se les prohíba la usura, y que se les quite todo el dinero y todas las riquezas en plata y oro, y que luego todo esto sea guardado en lugar seguro.

En s√©ptimo lugar, recomiendo poner o un mayal o una hacha o una azada o una pala o una rueca o un huso en las manos de jud√≠os y jud√≠as j√≥venes y fuertes y dejar que coman el pan con el sudor de su rostro, como se le impuso a los hijos de Ad√°n.”

Estas palabras duras como son, han hecho que muchos eruditos reconsideren la obra de Lutero bajo una nueva perspectiva, por ejemplo, el historiador jesuita brit√°nico Paul Johnson, declar√≥ que el libelo “Sobre los jud√≠os y sus mentiras” fue el ¬ęPrimer trabajo del antisemitismo moderno y un paso gigantesco en el camino hacia el Holocausto¬Ľ. De igual manera, los historiadores del nazismo no pueden dejar de se√Īalar que cuatro siglos despu√©s de haber sido escritos tales ensayos, los nazis los citaron para justificar la llamada Soluci√≥n Final. Incluso, algunos estudiosos como Sim√≥n y Schuster han atribuido el Shoa u Holocausto directamente al antijuda√≠smo de Lutero. En cambio, otros investigadores, como Uwe Siemon-Netto refutan ese punto de vista como una distorsi√≥n hist√≥rica.

Ciertamente, el tema puede estar sujeto a debate; sobre todo, por el enorme peso hist√≥rico y religioso que la obra de Lutero posee. Sin embargo, es innegable que para los fil√≥sofos del nazismo las ideas del reformador allanaron el camino para la creaci√≥n de los campos de exterminio. La recomendaci√≥n luterana de una ‚Äú√°spera misericordia‚ÄĚ o scharfe Barmherzigkeit, que en t√©rminos llanos signific√≥ ‚Äúintolerancia absoluta‚ÄĚ como “medida profil√°ctica” contra el jud√≠o fue tomada por los nazis como una apolog√≠a para su visi√≥n del mundo. Durante el juicio de N√ļremberg, el general de la SA, Gauleiter de Franconia y Editor del peri√≥dico Der St√ľrmer, Julius Streicher defendi√≥ su causa cuando se le cuestion√≥ por el antisemitismo de sus art√≠culos, diciendo: ‚ÄúPublicaciones antisemitas han existido en Alemania durante siglos. Por ejemplo, un libro que yo ten√≠a, y a la postre confiscado, fue escrito por el Dr. Mart√≠n Lutero. Si este libro hubiera sido tomado en consideraci√≥n por la fiscal√≠a, seguramente hoy el Dr. Mart√≠n Lutero estar√≠a en mi lugar en el banquillo de los acusados. En este libro, ‚ÄúLos jud√≠os y Sus Mentiras‚ÄĚ, el Dr. Mart√≠n Lutero describe a los jud√≠os como hijos de v√≠bora y recomienda prender fuego a sus sinagogas y destruirlos.‚ÄĚ La fiscal√≠a dif√≠cilmente pudo rebatir tales pruebas.

Desde la d√©cada de 1980, algunos organismos de la Iglesia Luterana han denunciado formalmente los escritos antisemitas de Lutero. En noviembre de 1998, en el 60¬ļ aniversario de la Kristallnacht o la “Noche de los Cristales Rotos” la Iglesia Luterana de Baviera emiti√≥ el siguiente comunicado: “Es imperativo para la Iglesia Luterana, la cual ella misma est√° en deuda con la obra y tradici√≥n de Mart√≠n Lutero, tomar seriamente sus pronunciamientos antijud√≠os, reconocer su influencia teol√≥gica, y reflexionar sobre sus consecuencias para as√≠ distanciarse de cada expresi√≥n de antijuda√≠smo dentro de la teolog√≠a luterana”.

Martín Lutero es exiliado en el castillo de Wartburg en Eisenach.

La desaparición de Lutero durante el viaje de regreso de Wittenberg fue planeada.

Federico el Sabio dispuso que una escolta enmascarada a caballo capturase a Lutero y lo llevase al castillo de Wartburg en Eisenach, donde permaneci√≥ cerca de un a√Īo. Le creci√≥ una amplia y brillante barba, tom√≥ el atuendo de un caballero y se asign√≥ el pseud√≥nimo de Junker J√∂rg (Caballero Jorge). Durante este periodo de estad√≠a forzada, Lutero trabaj√≥ a paso firme en la traducci√≥n del Brit Hadasah ( Testamento Renovado o Nuevo Testamento)

La estancia de Lutero en Wartburg fue el comienzo de un periodo constructivo de su carrera como reformador. En su ¬ędesierto¬Ľ o ¬ęPatmos¬Ľ de Wartburg (como le llamaba en sus cartas), empez√≥ a traducir la Tanak (Biblia), imprimi√©ndose su Brit Hadasah ¬†(Testamento Renovado o Nuevo Testamento) en septiembre de 1522.

Lutero facilit√≥ la propagaci√≥n del protestantismo, siendo la primera persona que imprimi√≥ un libro, – la Tanak (Biblia) alemana – la cual tradujo de un manuscrito cat√≥lico antiguo a la lengua materna de esa naci√≥n. De esta forma le rest√≥ el poder a la Iglesia cat√≥lica sobre el pueblo alem√°n, y precurs√≥ la reforma protestante, que ocurri√≥ gracias a la impresi√≥n de la Tanak (Biblia) que Lutero hab√≠a traducido. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 69. Salmo 119:68-71

Excelencias de la Torah. Salmo 119:68-71

 

 

Vers. 68. Bueno eres t√ļ, y bienhechor; Ens√©√Īame tus estatutos. Toda la gloria que podemos dar a nuestro Elohim YHWH es reflejar su propia gloria sobre √Čl mismo. No podemos decir m√°s bien de YHWH de lo que √Čl es, hace y quiere que hagamos nosotros. Creemos en su bondad y le honramos viviendo en fe = emunah, creyendo, confiando y obedeciendo toda su Tanak (Biblia); admiramos su bondad, y le glorificamos por su amor; declaramos esta bondad, y as√≠ le engrandecemos con nuestro testimonio, teniendo muy presente que tambi√©n es el Juez Supremo. ¬† Vers. 69. Contra m√≠ forjaron mentira los soberbios, Mas yo guardar√© de todo coraz√≥n tus mandamientos. Primero se burlaron de √©l (v. 51). Luego le defraudaron (v. 61). Y ahora le difaman. Para ultrajar su car√°cter recurren a la falsedad, porque no pueden hallar nada contra √©l si dicen la verdad. Forjan mentiras como el herrero forma a golpes un arma de acero, o falsifican la verdad como los hombres falsifican el dinero. La calumnia es un arma vil y manejable si el objeto es la destrucci√≥n de una reputaci√≥n de gracia; y cuando hay muchos soberbios que exageran y esparcen falsedades maliciosamente, consiguen herir a su v√≠ctima, y no se abstendr√≠an de matarla si pudieran. ¬°Oh, qu√© veneno hay bajo la lengua de un mentiroso! Muchas vidas dichosas han sido amargadas por ella, y muchas de buena reputaci√≥n han sido envenenadas con esa ponzo√Īa mortal. Es doloroso en extremo escuchar a hombres sin escr√ļpulos martilleando en la forja del demonio una nueva calumnia; la √ļnica ayuda contra ella es la dulce promesa: ‚ÄúNing√ļn arma que formen contra ti prosperar√°, y la lengua que se levanta contra ti en juicio ser√° condenada‚ÄĚ. El kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo ha de sostenerse por el testimonio de una buena conciencia. El Salmista permanece fiel a YHWH a pesar de las falsedades que los soberbios untan o salpican para esconder su verdadera fidelidad a la Torah (ley). ¬† Mas yo guardar√© de todo coraz√≥n tus mandamientos. Si tratamos de responder a las mentiras con nuestras palabras, vamos a perder la batalla; pero una vida kadosh ‚Äď santa ‚Äď justa es una refutaci√≥n incontestable a todas las calumnias. El despecho es repulsado si perseveramos en la santidad a pesar de toda oposici√≥n. ¬† Ver. 70. Se engros√≥ el coraz√≥n de ellos como sebo, Mas yo en tu Torah (ley) me he regocijado. Un coraz√≥n con grasa es algo horrible; esa gordura hace al hombre fatuo; una degeneraci√≥n, la grasa del coraz√≥n lleva a la debilidad y a la muerte. La gordura a estos hombres les quita la vida. Por esta raz√≥n nuestro Elohim YHWH en su Torah (ley) habla de no comer cerdo, si los pinchamos, s√≥lo hay grasa y apenas lo sienten y cuesta llegar a la carne. As√≠ el soberbio, cuya prosperidad es comparada en otros puntos a gordura, tiene un coraz√≥n insensible a la reprobaci√≥n severa de la Palabra de YHWH ‚Äď Tanak (Biblia). As√≠ como un est√≥mago lleno siente disgusto por la carne y no la puede digerir, as√≠ tambi√©n el hombre inicuo aborrece la Palabra de YHWH; no puede tragarla; no le dar√° satisfacci√≥n para sus concupiscencias. El tener la Torah (ley) para nuestro deleite producir√° en nuestros corazones lo opuesto a los efectos del orgullo: ser√°n curadas la sensualidad, obstinaci√≥n, insensibilidad, y pasaremos a ser sensibles, espirituales, aptos para aprenden creyendo, confiando y obedeciendo todos los mandamientos que Elohim YHWH ha establecido para Sus hijos. ¬°Qu√© cuidado hay que tener en vivir bajo la influencia de la Torah (ley divina), para no caer bajo la ley del pecado y la muerte!. ¬† Mas yo en tu Torah (ley) me he regocijado. Cuando la Torah (ley) pasa a ser un deleite, la obediencia a la misma es una bendici√≥n. La vida de santidad en el coraz√≥n hace que el alma coma el banquete que Yahshua Hamashiaj tiene aderezado y preparado en su mesa. ¬† Vers. 71. Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos. Lo peor que nos ocurre a los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos es mejor para nosotros que lo mejor para el pecador. La enfermedad me enmienda, la pobreza me enriquece, la debilidad me da fuerzas. Las aflicciones por acerbas que sean, son nuestros mejores amigos. No las recibimos para nuestro placer, sino para nuestro beneficio; el que lleguen merece que les demos la bienvenida. Porque YHWH al que ama le aflige. Tal como las aguas son m√°s puras cuando est√°n en movimiento, tambi√©n los kadosh ‚Äď santos cuando pasan aflicciones. Se sabe que por medio de la mayor aflicci√≥n el Ad√≥n ha sellado la m√°s dulce instrucci√≥n. ¬† Para que aprenda tus estatutos. Los estatutos, los preceptos y los mandatos son la Torah (ley de YHWH) y el aprenderla por medio de la adversidad es bueno para el humilde. Se aprende muy poco sin la aflicci√≥n. Si quieres ser entendido en algo, has de sufrir. Las √≥rdenes de YHWH se leen mejor con los ojos humedecidos por las l√°grimas. El hombre kadosh ‚Äď santo ‚Äď justo tiene motivos para agradecer a YHWH aquellas cosas que no se han ajustado a sus propios deseos. Cuando las l√°grimas nublan sus ojos, ha mirado a la Tanak (Biblia) y ha visto cosas excelentes. Cuando Jon√°s sali√≥ de las profundidades del mar, mostr√≥ que hab√≠a aprendido los estatutos de YHWH. No importa cu√°nto haya que descender para poder obtener el conocimiento que √©l obtuvo. Nada pod√≠a detenerle ahora de ir a N√≠nive. Fue como si hubiera tra√≠do consigo de la profundidad un ej√©rcito de doce legiones de soldados aguerridos. La Palabra de YHWH, captada por la fe obediente, la que cree, conf√≠a y obedece la Torah (ley), era otro tanto para √©l, y m√°s a√ļn. Sin embargo Jon√°s necesitaba todav√≠a m√°s aflicci√≥n; porque hab√≠a algunos estatutos que no hab√≠a aprendido. Hab√≠a que descender a un valle de la humillaci√≥n, situado un poco m√°s abajo. Incluso la aflicci√≥n m√°s profunda no nos lo ense√Īa todo. Ponte a los pies de Yahshua Hamashiaj y aprende sosegadamente lo que necesitamos aprender, sabiendo el da√Īo que el enemigo ya desde cuando √Čl viv√≠a, quitaba y tergiversaba de Sus propias √≥rdenes, preceptos y mandamientos. En el a√Īo 70 de nuestra era los romanos rompen las murallas de Jerusal√©n. El emperador Adriano cambia el nombre de Jerusal√©n a ‚ÄúAelia capitolina‚ÄĚ en honor a √©l y a su dios J√ļpiter. Proh√≠be a los pocos jud√≠os que quedan en las ruinas, circuncidarse, guardar el Shabbat y la Torah (ley de YHWH). Adriano quer√≠a hacer un solo gobierno, una sola religi√≥n. Puso una estatua de Zeus en el emplazamiento del segundo Templo destruido y una de Afrodita al lado del G√≥lgota. La provincia de Judea no se recordar√° mas¬°. Cambiar√© el nombre por el de sus m√°s antiguos enemigos, los filisteos. Ahora se llamar√° Syria Palestina. Que se olvide la estancia semita en la zona. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 68. Salmo 119:60-67

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119:60-67

 

 

Vers. 60. Me apresuré y no me retardé En guardar tus mandamientos.

Cuando alguno es llamado leg√≠timamente al estudio de la verdadera teolog√≠a que trata de YHWH y de Yahshua Hamashiaj y de sus atributos, de sus preceptos, √≥rdenes, mandamientos y perfecciones a la luz de los principios revelados en su Tanak (Biblia), o a la ense√Īanza de la misma en el peque√Īo remanente de nuestro Elohim YHWH, no deber√≠a vacilar, como Mois√©s, o hacerse atr√°s, como Jon√°s, sino dejarlo todo y obedecer a YHWH, que te llama; como dice el Salmista: ‚ÄúMe apresurar√© y no me retardar√©‚ÄĚ (Mateo 4:20; Lucas 9:6).

La fe obediente, la que cree, conf√≠a y obedece toda la Tanak (Biblia), no entra en discusiones con YHWH, no pregunta qu√©, c√≥mo y porqu√©; no hace preguntas. Asiente con humildad, y dice ‚ÄúAm√©n‚ÄĚ a cada Palabra de YHWH. √Čsta es la fe de la cual se asombr√≥ nuestro Salvador al verla en el centuri√≥n. L√≥gico, la fe de los soldados es una fe obediente a todas las √≥rdenes y mandatos que recibe de sus superiores. Y si los soldados de los ej√©rcitos obedecen de esa forma, cuanto m√°s debemos obedecer nosotros a nuestro Elohim de los Ej√©rcitos.

Cuidado con las demoras y aplazamientos, el dejarlo para ma√Īana, diciendo que ya habr√° tiempo despu√©s; que habr√° tiempo para cuidarse de tu vida eterna cuando se est√© saciado del mundo; que ya bastar√° con que lo haga el √ļltimo a√Īo de mi vida, o el √ļltimo mes, o la √ļltima semana.

Cuidado con las dilaciones; el postergar la Teshuv√° ‚Äď el arrepentimiento ha sido la ruina de miles de almas; evita este hoyo en que han ca√≠do tantos; evita esta roca en que han naufragado tantos; di con el Salmista ‚ÄúMe apresur√© y no me retard√© En guardar tus mandamientos.

Aqu√≠ est√° la desgracia, que YHWH siempre llega en una hora inoportuna para el coraz√≥n carnal. Fue HaSat√°n que dijo: ‚Äú¬ŅHas venido aqu√≠ para atormentarnos antes de tiempo?‚ÄĚ (Mateo 8:29). Las cosas buenas son un tormento para el coraz√≥n carnal; y siempre vienen a destiempo. Sin duda, el mejor de los tiempos es cuando la Tanak (Biblia) es presentada a tu coraz√≥n con evidencia, luz y poder, y cuando YHWH quiere tratar contigo sobre tu paz eterna.

 

Retard√©, ‚ÄúHitmahmah‚ÄĚ, la palabra que se usa en las dilaciones de Lot en G√©nesis 19:16.

El retardo en atender a los mensajes de YHWH es casi desobediencia y, generalmente, brota de ella, o resulta de ella. ‚ÄúYHWH me ha dicho que me apresure‚ÄĚ (2¬™ Cr√≥nicas 35:21). Procuremos contestar: ‚ÄúMe apresur√©, y no me retard√© en guardar tus mandamientos‚ÄĚ.

Evita toda dilación en la ejecución de esa gran obra de creer, confiar y obedecer a YHWH y a Yahshua Hamashiaj. Hasta que la hemos ejecutado, seguimos bajo el poder del pecado, de HaSatán y bajo la ira de YHWH; y no hay nada más entre el infierno y nosotros que el aliento de nuestra nariz.

Para Lot es peligroso detenerse en Sodoma, pues el fuego y azufre están a punto de llover desde el cielo sobre él. El homicida ha de huir a toda prisa a la ciudad de refugio, no sea que el vengador de la sangre le persiga cuando su corazón arde de pasión y le mate. Deberíamos apresurarnos y no retardar el guardar todos los mandamientos de YHWH.

 

Vers. 61. Compa√Ī√≠as de imp√≠os me han rodeado. Mas no me he olvidado de tu Torah (ley).

Las redes de los imp√≠os me han envuelto. Las bandas de inicuos me han robado. Antes se burlaron de m√≠ y ahora me han defraudado. Los inicuos se vuelven peores, m√°s y m√°s audaces, de modo que van del rid√≠culo al robo.. Gran parte de este atrevimiento viene del hecho de que se han unido en una banda; los hombres se atreven en compa√Ī√≠a a hacer lo que no har√≠an solos.

Los enemigos de David hicieron todo lo que pudieron: primero, las serpientes silbaban; luego hincaron los colmillos. Como las palabras no bastaron, los malos fueron a parar a los golpes.

Cu√°ntas veces han saqueado los imp√≠os a los kadosh ‚Äď santos ‚Äď justos en el transcurso de los siglos, y con que frecuencia el kadosh ha soportado con alegr√≠a el saqueo de sus bienes.

 

Mas no me he olvidado de tu Torah (ley). Gloria al Eterno. Ni el sentimiento de la injusticia, ni la pena por sus pérdidas, ni los intentos de defensa le desviaron de los caminos de YHWH. No quería obrar mal para impedir la injusticia ni para vengarla.

No podía ser sobornado ni tampoco provocado a cometer pecado. El cordón de los injustos no podía impedir que llegara a YHWH, ni que YHWH llegara a él; esto era porque YHWH era su porción, y nadie podía quitársela ni por la fuerza ni con fraude.

La verdadera gracia que es la que te hace vivir en obediencia a la Tanak (Biblia) es la que puede soportar las pruebas; algunos apenas muestran su gracia entre un círculo de amigos, pero este hombre la mostraba rodeado de enemigos.

 

Vers. 62. A medianoche me levanto para alabarte Por tus justos juicios.

El Salmista adopta la postura apropiada; no est√° echado en la cama y alaba. No es que cuente mucho la posici√≥n del cuerpo, pero cuenta algo, y este algo ha de ser observado siempre que es √ļtil para estar en la presencia de YHWH y expresivo de nuestra amor a √Čl, diligencia o humildad.

Lo que estorba el sue√Īo de los hombres corrientes es, o bien los cuidados de este mundo, el resentimiento impaciente de las injurias, o el aguij√≥n de la mala conciencia; √©stos ten√≠an a los otros en vela, pero el Salmista era despertado por el deseo de alabar a YHWH.

Su sinceridad se ve en lo que hac√≠a en secreto. El Salmista profesaba su fe obediente a YHWH = emunah, creer, confiar y obedecer la Torah (ley) cuando no hab√≠a testigos; a medianoche, cuando no hab√≠a oportunidad para ostentaciones. Era una alegr√≠a secreta y un deleite en YHWH; cuando estaba s√≥lo no pod√≠a recibir el aplauso de los hombres, sino s√≥lo la aprobaci√≥n de YHWH, que ve en secreto. Ved la instrucci√≥n de Yahshua Hamashiaj; ‚ÄúPero t√ļ, cuando ores, entra en tu c√°mara, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que ve en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensar√° en p√ļblico‚ÄĚ (Mateo 6:6). Nota tambi√©n la pr√°ctica del mismo Yahshua Hamashiaj: ‚ÄúY levant√°ndose muy de ma√Īana, estando aun oscuro, sali√≥ y fue a un lugar apartado y all√≠ hizo shajarit (la oraci√≥n de la ma√Īana). (Marcos 1:35). Antes que el d√≠a amaneciera iba al desierto a orar; tanto el tiempo como el lugar implicaban secreto.

N√≥tese la gran reverencia usada en la oraci√≥n secreta. El Salmista no s√≥lo elevaba su √°nimo para alabar a YHWH, sino que se levantaba de la cama para doblar la rodilla ante √Čl. Los deberes secretos deben ser ejecutados con toda solemnidad.¬† Leer el resto de la entrada »