Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 59. Los verdaderos mesi√°nicos son expulsados.

 

Los verdaderos mesi√°nicos son expulsados

 

A medida que los falsos maestros fueron gan√°ndose m√°s adeptos, √©stos llegaron a ser la mayor√≠a en algunas congregaciones. En 3 Juan 9-10 el ap√≥stol nos hace saber de uno de los infaustos resultados de esta situaci√≥n: ‚ÄúYo he escrito a la comunidad; pero Di√≥trefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. Por esta causa, si yo fuere, recordar√© las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo proh√≠be, y los expulsa de la comunidad‚ÄĚ.

Por incre√≠ble que parezca, aquellos que eran fieles a las ense√Īanzas de los ap√≥stoles eran expulsados de esa comunidad. Obviamente, eran la minor√≠a. La mayor√≠a hab√≠a decidido seguir a Di√≥trefes quien, en su codicia de poder e influencia, acusaba falsamente al ap√≥stol Juan. Satan√°s hab√≠a logrado poner a uno de sus siervos como pastor de esa comunidad, y hab√≠a hecho que expulsara a los fieles siervos de Yahshua Hamashiaj.

Recordemos que Yahshua ya hab√≠a advertido a sus fieles seguidores que eso suceder√≠a: ‚ÄúEntrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdici√≥n, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces‚ÄĚ (Mateo 7:13-15).

Tambi√©n dijo: ‚ÄúHip√≥critas, bien profetiz√≥ de vosotros Isa√≠as, como est√° escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su coraz√≥n est√° lejos de m√≠. Pues en vano me honran, ense√Īando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de YHWH, os aferr√°is a la tradici√≥n de los hombres . . . Bien invalid√°is el mandamiento de YHWH para guardar vuestra tradici√≥n‚ÄĚ (Marcos 7:6-9).

Ahora podemos entender por qu√© Pablo en su carta a los mesi√°nicos de Roma les dijo lo que deb√≠an hacer con aquellos que estuvieran creando dificultades en la comunidad: ‚ÄúOs ruego, hermanos, que os fij√©is en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros hab√©is aprendido, y que os apart√©is de ellos‚ÄĚ (Romanos 16:17).

 

El falso cristianismo se impone

 

Para fines del tercer siglo los verdaderos siervosmesi√°nicos de YHWH hab√≠an llegado a ser s√≥lo una peque√Īa minor√≠a entre aquellos que se hac√≠an llamar cristianos. El cristianismo falso representaba ahora la mayor√≠a.

Los falsos maestros habían logrado obtener muchos más seguidores que los fieles ministros de YHWH. No obstante, la historia nos muestra que en lo que se refería a creencias y prácticas, en esas sectas no había un criterio unificado.

Sin embargo, aunque dividida e inconversa, esta nueva forma de cristianismo tuvo un r√°pido crecimiento y vino a ser la m√°s conocida. Pretendiendo ofrecerle a la gente la salvaci√≥n, retuvo parte de la verdad; y como no reconoci√≥ ni ense√Īo la Tor√°h ni ? la necesidad de hacer Teshuv√° (Un verdadero arrepentimiento), le pareci√≥ atractiva a la gente.

A pesar de sus errores, parecía ofrecer una esperanza no igualada por ninguna de las religiones paganas de ese tiempo, pues ninguna de ellas ofrecía una forma creíble para que la gente recibiera el perdón de sus pecados y obtuviera la vida eterna. Al parecer, esta nueva religión ofrecía exactamente eso, pero sus seguidores no se daban cuenta de que, sin hacer Teshuvá, (un verdadero arrepentimiento), tales promesas eran vanas.

A fines del tercer siglo este falso cristianismo era una religión amargamente dividida por sus constantes reyertas. Pero a principios del cuarto siglo sucedieron dos cosas que cambiaron bruscamente el curso de la historia cristiana. Primero, el emperador romano Diocleciano intensificó la política de algunos de sus antecesores de perseguir a los cristianos y de mandar quemar todos sus manuscritos. Esto infundió temor en toda la comunidad cristiana.

Unos a√Īos m√°s tarde, despu√©s de derrotar a un poderoso contrincante, Constantino pudo ocupar el lugar de Diocleciano, quien abdic√≥ como emperador en el a√Īo 305. Pero la posici√≥n pol√≠tica del nuevo emperador no era muy estable debido a que a√ļn ten√≠a muchos enemigos. En todo el imperio los cristianos eran los √ļnicos que no ten√≠an ninguna afiliaci√≥n pol√≠tica, situaci√≥n que Constantino tuvo la perspicacia de aprovechar para reforzar su posici√≥n como emperador con este movimiento religioso ajeno a la pol√≠tica y previamente perseguido.

Por principio de cuentas, Constantino dio validez legal al cristianismo. Luego, s√≥lo dos a√Īos m√°s tarde, convoc√≥ a todos los diferentes grupos que profesaban ser cristianos para que formularan un sistema de creencias que los unificara. Quer√≠a tener un gran cuerpo religioso unido que le fuera pol√≠ticamente fiel.

Para lograr esto, Constantino presidió las deliberaciones doctrinales y, cuando había desacuerdos que no podían resolverse amistosamente, él decidía, o dictaba, lo que debía aceptarse. De manera astuta, muy pronto logró controlar a todos esos grupos de falsos cristianos pendencieros que estaban dispuestos a aceptar el control del Estado, y los transformó en un grupo fuertemente unido al servicio del Imperio Romano.

Wilson Walker, quien fue profesor de historia eclesi√°stica en la Universidad de Yale, nos dice que en el a√Īo 323 ‚ÄúConstantino por fin era el √ļnico gobernante del mundo romano. La iglesia estaba libre de persecuci√≥n en todas partes . . . Pero, al ser liberada de sus enemigos, hab√≠a venido a quedar en gran medida bajo el dominio de quien ocupara el trono imperial de Roma. Se hab√≠a iniciado una nefasta uni√≥n con el Estado‚ÄĚ (A History of the Christian Church [‚ÄúHistoria de la Iglesia Cristiana‚ÄĚ], 1946, p. 111).

El primer Concilio ecum√©nico se celebr√≥ en el a√Īo 325 en Nicea (actualmente Iznik), ciudad de Asia Menor en Turqu√≠a y fue convocado por el Emperador Constantino I el Grande, por consejo del obispo San Osio de C√≥rdoba.‚ÄĚEspa√Īol‚ÄĚ

Contexto histórico

En el a√Īo 325 de nuestra era, el emperador Constantino organiz√≥ El Concilio de Nicea para acordar cuales textos ‚Äúsagrados ser√≠an aprobados y cuales eliminados en la nueva religi√≥n aprobada por el estado. Se eliminaron 25 textos b√≠blicos y mas de veinte documentos de soporte, entre ellos el libro de Enoc, los aprobados fueron condensados y reinterpretados, convirti√©ndose lo que hoy conocemos por la Tanak (Biblia). Esto nos dej√≥ una herencia incompleta de sabidur√≠a de los textos originales, eliminando informaci√≥n de quienes somos, de donde venimos, porque estamos aqu√≠ y que podemos esperar que suceda.

Consecuencias

Este estatuto produjo el comienzo de un tipo de teología, en la cual el cristianismo se coloca en la posición de Israel (reemplaza al Judaísmo) como Pueblo escogido de Elohim en la Tanak (Biblia) para tomar las promesas de Elohim.

Malaqu√≠as 4:4 ‚ÄúAcordaos de la ley de Mois√©s mi siervo, al cual encargu√© en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.‚ÄĚ

Para sobrevivir al día del Adón debemos observar sus leyes de la Torah, así como también los mandamientos de Yashua Hamashiaj en el Nuevo Pacto. Es decir; la Tanak (Toda la Biblia).

Pero hay que restaurar a la Iglesia a las raíces originales hebreas.

Hay que analizar y restaurar todo lo que se ha perdido.

* Los nombres

* El culto

* La alabanza

* El día de adoración. El Shabbat

* Los pactos

* Las Palabras quitada y tergiversada de Elohim y Yahshua Hamashiaj

* Y otras muchas cosas.

La bendición y la maldición de las naciones depende de cómo se comporten con la Tanak (Biblia) y con el pueblo de Israel.

Tenemos que bendecir a Elohim, a toda Su Palabra original y a Su pueblo de Israel para que podamos ser bendecidos.

 

La fusión de diversos sistemas rituales

 

A medida que esta nueva religión, apoyada ahora por los emperadores romanos, crecía en poder e influencia, procuró llegar a ser realmente una iglesia mundial. En su afán de ganar más seguidores, aceptó en su medio muchos nuevos conversos, así como muchas nuevas costumbres.

Charles Guignebert, profesor de historia cristiana en la Universidad de Par√≠s, explica lo que sucedi√≥: ‚ÄúAl principio del quinto siglo, los ignorantes y los semicristianos llegaban en tropel a la iglesia . . . Ellos no hab√≠an olvidado ninguna de sus costumbres paganas… Los obispos de ese tiempo ten√≠an que contentarse con enmendar, lo mejor que pod√≠an, y de modo experimental, las espantosas malformaciones de la fe cristiana que percib√≠an a su alrededor . . .

‚ÄĚ[De instruir apropiadamente a los conversos] ni se hablaba; los obispos ten√≠an que contentarse con ense√Īarles no m√°s que el s√≠mbolo del bautismo y luego bautizarlos en masa, aplazando hasta m√°s tarde la tarea de desarraigar sus supersticiones, las cuales preservaban intactas . . . Este ‚Äėm√°s tarde‚Äô nunca lleg√≥, y la iglesia incorpor√≥, tan bien como pudo, a estos nuevos conversos junto con sus costumbres y creencias. Por su parte, a ellos les parec√≠a bien disfrazar su paganismo bajo la capa cristiana‚ÄĚ (The Early History of Christianity [‚ÄúHistoria antigua del cristianismo‚ÄĚ], 1927, pp. 208-210).

¬ŅCu√°l fue el resultado? Esta cristiandad dominada por el Estado vino a ser una mezcla estrafalaria de creencias, pr√°cticas y costumbres que proven√≠an de muchas fuentes. Como lo explica Guignebert: ‚ÄúA veces es muy dif√≠cil saber exactamente de qu√© rito pagano se deriva determinado rito cristiano, pero permanece cierto que el esp√≠ritu del ritualismo pagano qued√≥ impreso en la cristiandad a tal grado que al final se hallaba totalmente repartido en todas sus ceremonias‚ÄĚ (ib√≠dem, p. 121). Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 58. El campo de batalla: ‚ÄúLa Torah (la Ley) de YHWH‚ÄĚ

 

El campo de batalla: ‚ÄúLa Torah (la Ley) de YHWH‚ÄĚ

 

La controversia sobre la Torah (Ley) de YHWH empez√≥ a surgir en la Comunidad cuando se convirtieron los primeros ‚Äúgentiles‚ÄĚ, es decir, los que no eran ni jud√≠os ni adeptos del juda√≠smo. Algunos creyentes jud√≠os quer√≠an obligar a esas personas a circuncidarse y a seguir otras pr√°cticas f√≠sicas. Insist√≠an en que los gentiles conversos ten√≠an que ser circuncidados para poder recibir la salvaci√≥n (Hechos 15:1).

Desde luego, los ap√≥stoles rechazaron semejante concepto e hicieron notar que aun Mois√©s hab√≠a ense√Īado que lo que le interesaba a YHWH era la circuncisi√≥n del coraz√≥n (Deuteronomio 30:6; ver tambi√©n Romanos 2:29 y Colosenses 2:11-12). Asimismo, YHWH consider√≥ que Abraham era un hombre justo aun antes de que se hubiera circuncidado (Romanos 4:9, 12). Bas√°ndose en estos antecedentes, ellos probaron que, de hecho, la circuncisi√≥n f√≠sica no era un requisito para la salvaci√≥n (Hechos 15:2, 5-10). Para confirmar m√°s a√ļn el asunto, Pedro les hizo notar que YHWH ya les hab√≠a dado su R√ļaj (Esp√≠ritu) a varios gentiles sin que hubieran sido circuncidados, lo cual demostraba cu√°l era la voluntad de YHWH en este asunto (v. 8; 11:1-4, 15-18).

Estos mismos judíos también exigían que los gentiles observaran las ceremonias y ritos que se efectuaban en el templo y que prefiguraban el sacrificio de Yahshua Hamashiaj. Por su parte, los apóstoles insistían en que el sacrificio de Yahshua Hamashiaj era lo que hacía posible el perdón de los pecados por medio de la gracia de YHWH (Hebreos 7:26-27).

Los ritos y sacrificios que se efectuaban en el tabern√°culo, y posteriormente en el templo, eran s√≥lo un requisito temporal hasta el sacrificio del verdadero ‚ÄúCordero de YHWH‚ÄĚ (Juan 1:29). Los ap√≥stoles ense√Īaron que ya no era necesario ofrecer tales sacrificios (Hechos 15:11; Hebreos 9:1-15) porque eran parte de un culto que consist√≠a¬†‚Äúsolo de viandas y bebidas y diversas abluciones, normas para el cuerpo, impuestas hasta que entre en vigor el nuevo orden‚ÄĚ. (Hebreos 9:10).

Pero los ap√≥stoles nunca consideraron que la Torah (Leyes) de YHWH, estuvieran en la categor√≠a de ‚Äúordenanzas acerca del cuerpo o de la carne‚ÄĚ. Ellos siempre ense√Īaron la necesidad de obedecer la Toral (Ley); es decir, los mandamientos de YHWH. Pablo lo dijo muy claramente en 1 Corintios 7:19: ‚ÄúLa circuncisi√≥n nada es, y la incircuncisi√≥n nada es, sino el guardar la Torah (Ley) los mandamientos de YHWH‚ÄĚ. Adem√°s, en otra de sus ep√≠stolas dijo: ‚Äú¬ŅLuego por la fe = emunah invalidamos la Torah (Ley)? En ninguna manera, sino que confirmamos la Torah (Ley‚ÄĚ (Romanos 3:31).

 

Un concepto erróneo sobre la gracia de YHWH

 

Tal como lo hab√≠a profetizado Yahshua Hamashiaj, individuos sin escr√ļpulos torc√≠an las ense√Īanzas de Pablo y de los otros ap√≥stoles tergiversando su significado (2 Pedro 3:15-16). Al desvirtuar las ense√Īanzas de los ap√≥stoles, primero acerca de la gracia y luego acerca de las ‚Äúordenanzas acerca de la carne‚ÄĚ que ya no eran necesarias, encontraron una manera de disculpar su comportamiento inicuo: ‚ÄúAlgunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes hab√≠an sido destinados para esta condenaci√≥n, hombres imp√≠os, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Elohim, y niegan a YHWH el √ļnico soberano, y a nuestro Adon Yahshua Hamashiaj‚ÄĚ (Judas 4).

Seg√ļn ellos, la gracia era un pretexto para pecar ‚ÄĒquebrantar la Torah (Ley de YHWH‚ÄĒ y desechaban las ense√Īanzas b√≠blicas que no les agradaban. Para justificar su renuencia a obedecer a YHWH, torc√≠an las afirmaciones de Pablo de que no podemos ganarnos la salvaci√≥n por medio de nuestra ‚Äúobediencia a la Tanaj (Biblia)‚ÄĚ.

Otro ap√≥stol se√Īal√≥ el problema real de estos individuos: ‚ÄúSiguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el se√Īor√≠o. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, mientras que los √°ngeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldici√≥n contra ellas delante del Adon [ver Judas 8-9] . . . Han dejado el camino recto, y se han extraviado . . . Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente hab√≠an huido de los que viven en error. Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupci√≥n. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo vencio?‚ÄĚ (2 Pedro 2:10-19).

Una situaci√≥n a√ļn m√°s perversa se estaba manifestando en las comunidades dispersas del pueblo de YHWH. Ahora algunos falsos maestros, en lugar de intentar imponer m√°s leyes a los gentiles, estaban abusando de la misericordia de YHWH ‚ÄĒla gracia de Dios‚ÄĒ al promover el concepto de que los mesi√°nicos hab√≠an sido liberados de la Torah (Ley) y no ten√≠an necesidad de obedecerla ya. Sin embargo, YHWH dice que la infracci√≥n de su Torah (Ley) es pecado (1 Juan 3:4).

Estos maestros hablaban de la Torah (Ley) de YHWH como si fuera una carga innecesaria. Pero en 1 Juan 5:3, el ap√≥stol claramente nos dice: ‚ÄúEste es el amor a YHWH, que guardemos su (Torah) mandamientos; y su (Torah) mandamientos no son gravosos‚ÄĚ.

Contrariamente al concepto de haber sido liberado de la Torah (Ley), otro ap√≥stol se refiere a la (Torah) mandamientos de YHWH como ‚Äúla ley real‚ÄĚ y ‚Äúla ley de la libertad‚ÄĚ (Santiago 2:8-12). YHWH cre√≥ su Torah (Ley) para librarnos de las consecuencias de actos funestos como el adulterio, el asesinato, el robo, el fraude, la codicia, y los actos impuros llenos de inmundicias de los hombres.

Es el pecado lo que esclaviza y mata, no la Torah (Ley) de YHWH (Romanos 6:16; Juan 8:34). Somos liberados de la esclavitud del pecado al obedecer a YHWH (Romanos 6:17-18). En la misma ep√≠stola Pablo afirma claramente que la obediencia y la justicia son inseparables: ‚ÄúPorque no son los oidores de la Torah (Ley) los justos ante YHWH, sino los hacedores de los mandamientos de la Torah (Ley) ser√°n justificados‚ÄĚ (Romanos 2:13).

 

El archienga√Īador Satan√°s

 

Los maestros que propagaban estos conceptos inicuos estaban influidos por Satan√°s. Pablo dijo: ‚Äú√Čstos son falsos ap√≥stoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como ap√≥stoles de Yahshua Hamashiaj. Y no es maravilla, porque el mismo Satan√°s se disfraza como √°ngel de luz. As√≠ que, no es extra√Īo si tambi√©n sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin ser√° conforme a sus obras‚ÄĚ (2 Corintios 11:13-15).

Satan√°s odia la Torah (Ley) de YHWH, y es el enga√Īador supremo. Obviamente, siempre ha querido y conseguido infiltrarse en la Comunidad que Yahshua Hamashiaj¬†¬†¬†¬† estableci√≥ y no escatima esfuerzos para mermarla, enga√Īarla y pr√°cticamente destruirla.

Con tal de lograr su prop√≥sito, Satan√°s se vale de unas personas para desviar a otras. Para √©l, resulta muy f√°cil influir en personas que, impulsadas por ambiciones personales, desean ense√Īar a otros. Esto es particularmente cierto cuando no tienen un entendimiento correcto de la Tanaj (Biblia). Satan√°s sencillamente se aprovecha de su deseo de ser maestros espirituales y las lleva a alabar de palabra a YHWH en tanto que crean sus propias doctrinas y pasan por alto o desobedecen La Torah (Leyes de YHWH.

El ap√≥stol Pablo, viajando con uno de sus disc√≠pulos, le rog√≥ que se quedara en √Čfeso para que prohibiera a algunos que ense√Īaran ‚Äúdiferente doctrina‚ÄĚ (1 Timoteo 1:3). Luego dijo: ‚ÄúEl prop√≥sito de este mandamiento es el amor nacido de un coraz√≥n limpio, y de buena conciencia, y de fe = emunah no fingida, de las cuales cosas desvi√°ndose algunos, se apartaron a vana palabrer√≠a, queriendo ser doctores de la Torah (Ley), sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman‚ÄĚ (vv. 5-7).

Algunos dirigentes religiosos con toda sinceridad aceptan doctrinas que les permiten quebrantar algunos de los mandamientos de YHWH. Luego convencen a otros para que crean como ellos. Lamentablemente, debido a la influencia de Satan√°s, estos individuos est√°n convencidos de que sus conceptos equivocados son correctos, que YHWH se agrada de ellos. Creen en las falsas doctrinas que ense√Īan. Tales individuos podr√°n ser muy sinceros, pero est√°n sinceramente equivocados.

El ap√≥stol Pablo nos advierte acerca de un futuro maestro quien promover√° doctrinas contrarias a La Torah (las Leyes) de YHWH, ‚Äúinicuo cuyo advenimiento es por obra de Satan√°s, con gran poder y se√Īales y prodigios mentirosos, y con todo enga√Īo de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto YHWH les env√≠a un poder enga√Īoso, para que crean la mentira‚ÄĚ (2 Tesalonicenses 2:9-11). Es probable que ninguno de estos maestros equivocados se d√© cuenta de que lo que en realidad est√° haciendo es seguirle la corriente a Satan√°s. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 57. YHWH impone elevadas normas de pureza y santidad con relaci√≥n a los asuntos sexuales.

 

YHWH impone elevadas normas de pureza y santidad con relación a los asuntos sexuales.

 

‚ÄúPues la voluntad de YHWH es vuestra santificaci√≥n; que os apart√©is de fornicaci√≥n; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasi√≥n de concupiscencia… pues no nos ha llamado YWHW a inmundicia, sino a santificaci√≥n.‚ÄĚ(1 Ts. 4:3-7)

El ap√≥stol Pablo nos exhorta a no olvidarnos de nuestros deberes ‚Äúdel presente‚ÄĚ a fin de estar preparados para ‚Äúel mas all√°‚ÄĚ. √Čl sufr√≠a por que estemos siempre preparados para recibir a Yahshua Hamashiaj.

Enfatiza el deber de vivir vidas santificadas, de no traspasar los límites de la decencia en asuntos relacionados con el sexo.

Versículos 1,2,3,4,7; vuestra santificación

Versículo 3; …que os abstengáis de inmundicia, de impureza.

Versículo 6; Vengador es el Adon.

5:22; Absteneos de toda forma de mal.

5:19; No apagu√©is el R√ļaj (Esp√≠ritu).

Debemos conducirnos decentemente, y así agradar a YHWH sujetándonos a la Torah (Ley) de YHWH, y esto hacerlo por haber sido librados de este mundo de pecado heredado de nuestros padres y haber sido llevados a Su luz admirable.

Debemos estar conscientes del hecho de que cualquiera que rechace estas instrucciones dadas aqu√≠,‚Ķ no desecha a hombres sino a YHWH, que tambi√©n nos dio su R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) 1 Tesalonicenses 4:8.

YHWH venga la inmoralidad y la inmundicia. YHWH castiga al hombre que reh√ļsa caminar por la senda de la santificaci√≥n. Quien se oponga a su amonestaci√≥n, se opone rotundamente a √Čl. Y es tanto mas reprensible por cuanto el autor de la santificaci√≥n es a la vez el gran don de YHWH a Su Comunidad.

Pablo está hablando condena la inmoralidad, y la inmundicia así como la práctica deshonestas en los negocios.

Pablo est√° hablando acerca de la santificaci√≥n, de que seas kadosh ‚Äď santo, y en conexi√≥n a esto, sobre la abstenci√≥n de la inmoralidad y la inmundicia. La santificaci√≥n, la inmoralidad, y la inmundicia, son las claves de todo el pasaje (vers√≠culos 3-8). Y en el vers√≠culo 6 es la de la pureza del sexo y relaciones maritales. Da a la esposa la honra debida, lo cual deber√≠a ser una realidad pr√°ctica. El matrimonio, adem√°s ha de ser en el Adon.

El pecado sexual siempre hiere a alguien: individuos, familia, negocios, comunidades. No sólo tiene consecuencias físicas sino también espirituales.

No podemos cometer pecado con nuestros cuerpos sin da√Īar nuestras almas, porque nuestros cuerpos y almas est√°n unidas inseparablemente.

YHWH sabe que el pecado sexual tiene poder para destruirnos f√≠sica y espiritualmente. Ha destruido incontables vidas y desecho familias, comunidades y aun naciones. YHWH quiere protegernos del da√Īo que podemos causarnos a nosotros mismos y a otros por eso promete llenarnos (nuestra soledad, nuestros deseos) con √Čl mismo.

Pablo es claro al decir que los creyentes en Yahshua Hamashiaj deben apartarse del pecado sexual, aunque sea aceptable y popular en nuestra cultura.

Después de convertidos a nuestro Elohim YHWH y a Yahshua Hamashiaj los hombres, los misioneros, pastores y líderes tienen que esforzarse para guardarse de recaer en aquellos pecados viles y bestiales del cuerpo.

El creyente kadosh ‚Äď santo – justo debe tener bien claro que YHWH venga la inmoralidad, y en particular, el tomar una esposa en pasi√≥n de concupiscencia, y la maldad de propasarse de lo que es justo, el defraudar al hermano en asuntos de relaciones maritales. YHWH castiga al hombre que reh√ļsa caminar por la senda de la santificaci√≥n. Esto es verdad, ‚Äúporque YHWH no nos llam√≥ a inmundicia sino a santificaci√≥n‚ÄĚ. El deber de cada uno es abstenerse de inmoralidad, de inmundicia, como lo que practican, por ejemplo, aquellos que en lugar de tomar esposa y de hacerlo en forma tal que resulte en armon√≠a con los requerimientos de la santificaci√≥n, se dejen llevar por la lujuria que es el vicio consistente en el apetito desordenado de los placeres sexuales; o, indiferentes a los l√≠mites de la decencia, entran en relaci√≥n il√≠citas, clandestinas, con la esposa o la hija de su hermano. Aunque el hermano que ha sido v√≠ctima de tales artima√Īas y as√≠ defraudado, no llegue nunca a descubrir el mal que fue hecho en contra de √©l, existe no obstante, un vengador, YHWH. Sal 94:1 YHWH, Elohim de las venganzas, Elohim de las venganzas, mu√©strate.

 

El enemigo está utilizando la Pornografía para librar una Guerra contra el mundo entero, creyentes e incrédulos

 

Tambi√©n estamos comprobando que la “liberaci√≥n sexual” y la pornograf√≠a son armas pol√≠ticas dise√Īadas para la degradaci√≥n y el control.

El enemigo sabe que los hombres auténticos, apoyados por esposas fieles, defenderán a sus familias y garantizarán que sus hijos tengan un futuro saludable. Es mejor convertir a estos hombres y mujeres en adictos al sexo que traicionen a sus familias por una aventura transitoria.

La pornografía es un arma favorita de ellos.

En los √ļltimos 50-100 a√Īos esta arma se ha estado utilizando contra nosotros y cada vez con m√°s frecuencia el porno est√° estableciendo las normas sociales.

Este grosero ataque psicológico a nuestros valores morales y decencia forma parte de la estrategia llena de odio de los que quieren y están consiguiendo destruir la institución de la familia.

Seg√ļn una estimaci√≥n de 2005, el 12% de todas las p√°ginas Web y el 25% de todas las descargas tienen que ver con el porno. Casi el 30% de quienes consumen estos productos son mujeres.

Las personas reaccionan ante la pornografía como si realmente estuvieran enganchadas al sexo. Esto no puede hace otra cosa más que afectar a su conducta. Cada vez con más fuerza, la pornografía está dictando las normas sociales.

La humanidad ha sido vencida por esta secta satánica y está poseída satánicamente. Esta posesión en parte adopta la forma de adicción al sexo y promiscuidad. El sexo anónimo, separado del amor, el noviazgo y el matrimonio, supone un proceso sumamente degradante para los seres humanos, especialmente para las mujeres. Lo siguiente será la pedofilia, el inceso e incluso el bestialismo.

La “liberaci√≥n” realmente es esclavitud. As√≠ es como funciona el satanismo. Todo es lo contrario de lo que se afirma. El mal se presenta como bien y viceversa.

‚Äú¬ŅQu√© le paso a Estados Unidos.?

 

‚ÄúEn los a√Īos 50, la familia en USA era muy conservadora. Sab√≠a distinguir entre lo bueno y lo malo. Si dejabas embarazada a tu novia hab√≠a que casarse para rescatar el honor.

En los a√Īos 60, vino el Rock. Los abusos de las drogas. Embarazos, etc.

En el a√Īo 63. Se proh√≠be orar en las escuelas y aument√≥ la promiscuidad.

En los a√Īos 70. El gobierno sab√≠a que ten√≠a un gran problema. Primero promover valores. Inici√≥ la campa√Īa ‚ÄúSexo seguro‚ÄĚ y esto fue un mal camino, porque los j√≥venes pensaban que utilizando un preservativo podr√≠an seguir viviendo como lo estaban haciendo. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 56. La Comunidad: El Cuerpo de Yahshua Hamashiaj

 

La Comunidad: El Cuerpo de Yahshua Hamashiaj

 

 

Los mesi√°nicos seguidores de Yahshua Hamashiaj son las primicias de los redimidos. Ellos viven ahora en un mundo en el cual sus iglesias tambi√©n han sido enga√Īadas, y deben luchar para ser ‚Äúirreprensibles y sencillos, hijos de YHWH sin mancha en medio de una generaci√≥n maligna y perversa, en medio de la cual [resplandecen] como luminares en el mundo‚ÄĚ (Filipenses 2:15).

Ya hemos visto que Yahshua Hamashiaj les dijo a sus seguidores que fueran por todo el mundo haciendo disc√≠pulos en todas las naciones y ense√Ī√°ndoles los caminos de YHWH. Esto requiere colaboraci√≥n y organizaci√≥n. Para describir en forma efectiva el funcionamiento ordenado del pueblo de YHWH y el gran cuidado que los miembros deben tener los unos por los otros, el ap√≥stol Pablo us√≥ como analog√≠a el cuerpo humano: ‚ÄúVosotros, pues, sois el cuerpo de Mashiaj, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso YHWH en la Comunidad, primeramente ap√≥stoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, despu√©s los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas‚ÄĚ (1 Corintios 12:27-28).

Yahshua Hamashiaj es quien dirige el funcionamiento de la Comunidad (Colosenses 1:18). Para hacer hincapi√© en lo mucho que la Comunidad necesita su gu√≠a, Yahshua se compar√≥ a s√≠ mismo con una vid: ‚ÄúYo soy la vid, vosotros los p√°mpanos; el que permanece en m√≠, y yo en √©l, √©ste lleva mucho fruto; porque separados de m√≠ nada pod√©is hacer‚ÄĚ (Juan 15:5). La vida y el √©xito de los mesi√°nicos dependen del poder y la inspiraci√≥n que reciben de Yahshua Hamashiaj.

Las funciones dentro de la Comunidad son establecidas por √©l mismo, ‚Äúa fin de perfeccionar a los kadosh ‚Äď santos para la obra del ministerio, para la edificaci√≥n del cuerpo de Mashiaj‚ÄĚ (Efesios 4:11-12). En 1 Corintios 12:4-6 se nos dice que en el Cuerpo de Mashiaj ‚Äúhay diversidad de dones, pero la R√ļaj (el Esp√≠ritu) es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Adon es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero YHWH, que hace todas las cosas en todos, es el mismo‚ÄĚ.

 

 

La guía espiritual en la Comunidad

 

 

Entre los dones espirituales que Yahshua Hamashiaj da a los miembros de su Comunidad est√°n los del liderazgo espiritual: ap√≥stoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros (Efesios 4:11). A ellos se les ha confiado la responsabilidad de ense√Īar, nutrir, proteger y edificar a los miembros de la Comunidad. Los requisitos o cualidades espirituales que deben tener las personas a quienes se les ha confiado esta responsabilidad se encuentran claramente enunciados en 1 Timoteo 3:1-10 y Tito 1:5-9.

Estos individuos deben cuidar amorosamente del reba√Īo de YHWH (Juan 21:15-17; 1 Pedro 5:1-4) de manera que todos los miembros de este cuerpo espiritual puedan llegar ‚Äúa la unidad de la fe = emunah; creer, confiar y obedecer toda la Tanaj (Biblia) y del conocimiento del Hijo de YHWH, a un var√≥n perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Mashiaj‚ÄĚ (Efesios 4:13).

Con sus palabras, obediencia a la Tanaj (Biblia) y con su ejemplo, deben guiar al pueblo de YHWH para que todos colaboren en unidad, obedeciendo la Tor√°h y resto de la Tanaj (Biblia), am√°ndose, respet√°ndose y ayud√°ndose mutuamente: ‚ÄúPorque los que en nosotros son m√°s decorosos, no tienen necesidad; pero YHWH orden√≥ el cuerpo, dando mas abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros‚ÄĚ (1 Corintios 12:24-25).

Todos los que son guiados por Yahshua Hamashiaj se dan cuenta de que en ellos hay un mismo R√ļaj (Esp√≠ritu): el R√ļaj de su Creador, el cual los hace el pueblo de YHWH. Ese poder los gu√≠a a colaborar en unidad en el cumplimiento de la comisi√≥n que Yahshua Hamashiaj dio a su Comunidad cuando dijo: ‚ÄúId, y haced disc√≠pulos a todas las naciones . . . ense√Ī√°ndoles que guarden todas las cosas que os he mandado . . .‚ÄĚ (Mateo 28:19-20).

La Comunidad que Yahshua Hamashiaj estableci√≥ es ese cuerpo especial de seres humanos que, guiados por la R√ļaj (el Esp√≠ritu) de YHWH, creen, confian y obedecen todos los mandamientos que les corresponde de la Tanaj (Biblia) y con gran celo se han propuesto cumplir con la comisi√≥n que se les ha encomendado.

 

 

¬ŅCu√°l es la verdadera promesa del Reino de YHWH?

 

 

¬ŅCu√°l fue el mensaje de Yahshua Hamashiaj? √Čl predic√≥ la promesa del Reino de YHWH‚ÄĚ:

Marcos 1:14-15 Y después que Yojanán fue arrestado, Yahshua fue a la Galil proclamando la promesa de la redención de Elohim que había sido prometida a los padres 15 y diciendo: El tiempo para iniciar la edad mesiánica ha llegado Y la hora para la manifestación del Reino anunciado Se ha hecho cercano. Haced teshuváh y tened confianza obediente en la promesa.

Mateo 4:23¬†Recorr√≠a Yahshua toda la Galil y ense√Īaba constantemente en todas las sinagogas de la regi√≥n, dando a conocer el regalo divino de la llegada del tiempo para el cumplimiento de las promesas dadas acerca del Reino y sanando todo tipo de enfermedad y dolencia que iba encontrando entre el pueblo.

Mateo 9:35 No obstante, Yahshua continuaba recorriendo todas las ciudades y todas los poblados, ense√Īando en sus sinagogas y proclamando la noticia de la llegada del tiempo para el cumplimiento de la promesa de la manifestaci√≥n del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia que encontraba en el pueblo.

Yahshua Hamashiaj defini√≥ su misi√≥n aqu√≠ en la tierra ‚ÄúPero √©l les dijo: Es necesario que proclame la promesa del Reino de YHWH a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado. El R√°bi ense√Īa Tor√°h en la provincia de Yehud√°h 44 Y se fue y estuvo predicando en las sinagogas de Yehud√°h.‚ÄĚ (Lucas 4:43-44).

¬ŅA qu√© fue que Yahshua Hamashiaj envi√≥ a sus disc√≠pulos? ‚ÄúLos envi√≥ a predicar la promesa del Reino de YHWH . . .‚ÄĚ (Lucas 9:2, 6).

¬ŅDe qu√© trata ese mensaje? ¬ŅCu√°les son las buenas noticias?

Cuando Yahshua hablaba y ense√Īaba acerca del Reino de YHWH (Lucas 8:1; 9:11; 12:31; 13:18), simplemente estaba confirmando las palabras de los profetas que est√°n consignadas en la Tor√°h. Siglos antes, YHWH hab√≠a inspirado a algunos de sus siervos fieles, entre ellos Isa√≠as, Jerem√≠as, Ezequiel, Daniel y Zacar√≠as, para que pudieran ver que m√°s all√° de los problemas y la destrucci√≥n de los reinos de Israel y Jud√° hab√≠a un futuro prometedor cuando √Čl establecer√≠a su gobierno sobre la tierra bajo el reinado de¬†Yahshua Hamashiaj.

Veamos algunas de las profecías que nos hablan de este maravilloso acontecimiento:

‚ÄúMorar√° el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostar√°; el becerro y el le√≥n y la bestia dom√©stica andar√°n juntos, y un ni√Īo los pastorear√° . . . No har√°n mal ni da√Īar√°n en todo mi santo monte; porque la tierra ser√° llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar. Acontecer√° en aquel tiempo que la ra√≠z de Isa√≠, la cual estar√° puesta por pend√≥n a los pueblos, ser√° buscada por las gentes; y su habitaci√≥n ser√° gloriosa‚ÄĚ (Isa√≠as 11:6, 9-10).

‚ÄúMiraba yo en la visi√≥n de la noche, y he aqu√≠ con las nubes del cielo ven√≠a uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de d√≠as, y le…fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasar√°, y su reino uno que no ser√° destruido‚ÄĚ (Daniel 7:13-14).

‚ÄúDespu√©s saldr√° el Eterno . . . Y se afirmar√°n sus pies en aquel d√≠a sobre el monte de los Olivos, que est√° en frente de Jerusal√©n al oriente; y el monte de los Olivos se partir√° por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande . . . y vendr√° el Eterno mi Elohim YHWH, y con √©l todos los santos…Y el Eterno ser√° rey sobre toda la tierra. En aquel d√≠a el Eterno ser√° uno, y uno su nombre‚ÄĚ (Zacar√≠as 14:3-5, 9).

Yahshua y sus disc√≠pulos hablaron de este mismo gobierno mundial, que √©l llam√≥ el Reino de YHWH. En Lucas 21 leemos que, despu√©s de hablar de una serie de acontecimientos sin paralelo en la historia, Yahshua concluy√≥: ‚ÄúCuando estas cosas comiencen a suceder, ergu√≠os y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redenci√≥n est√° cerca . . . cuando ve√°is que suceden estas cosas, sabed que est√° cerca el reino de YHWH‚ÄĚ (vv. 28-31).

Los profetas de la Tanaj (Biblia), Yahshua Hamashiaj y sus ap√≥stoles, todos hablaron de un gobierno literal que remplazar√° a todos los gobiernos del mundo. Cuando se cumplan estas profec√≠as, se oir√°n voces que al un√≠sono exclamar√°n triunfantemente: ‚ÄúY el s√©ptimo mal√°j toc√≥ el shofar, y hubo grandes voces en el s√©ptimo cielo, que dec√≠an: “El dominio del mundo ha regresado a YHWH, y a Su Mashiaj; y YHWH reinar√° por los siglos de los siglos”. (Apocalipsis 11:15).

Tristemente, gran parte de la cristiandad no entiende este mensaje y raramente lo ense√Īa. Muchos han aceptado ‚Äúun evangelio diferente‚ÄĚ, el cual desvirt√ļa y oscurece esta importante verdad b√≠blica. G√°latas 1:6-9 Estoy asombrado en gran manera que tan pronto os hay√°is alejado del que os llam√≥ por gracia, hacia un mensaje de redenci√≥n diferentes.7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren tergiversar el mensaje de la redenci√≥n de Mashiaj. 8 Mas si aun nosotros o un mensajero desde el cielo proclamara un mensaje de redenci√≥n diferente al que os proclamamos, que sea desgajado de Israel. 9 Como hemos dicho previamente, lo volvemos a repetir: Si alguno os proclama una promesa diferente a la que recibisteis, ¬°que sea separado para perdici√≥n. (Versi√≥n C√≥digo Real).

Desgraciadamente Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera eran dos monjes espa√Īoles, que curiosamente fueron perseguidos por ir dando Biblias cuando en Espa√Īa estaba prohibido y penado tener Biblias y leerlas. Pero aun as√≠ ellos y traductores posteriores hicieron mucho da√Īo cambiando en su traducci√≥n un sin fin de palabras, por ejemplo: Mensaje del Reino de YHWH, de los Cielos o de Redenci√≥n, por Evangelio. Luego entonces en G√°latas 1:6-10 lo titulan ‚ÄúNo hay otro evangelio‚ÄĚ cuando deber√≠an decir: No hay otro mensaje del Reino de YHWH, de los Cielos o de Redenci√≥n. Y as√≠ en innumerables porciones de la Tanaj (Biblia).

 

Nace un cristianismo falso

 

 

‚ÄúMirad que nadie os enga√Īe. Porque vendr√°n muchos en mi nombre . . . y a muchos enga√Īar√°n‚ÄĚ (Mateo 24:4-5).

Yahshua les dijo a sus apóstoles que fueran e hicieran discípulos a todas las naciones, bautizándolos en su nombre. La mayoría de las personas que estudian la Tanaj (Biblia) se dan cuenta de que esos apóstoles cumplieron fielmente con tal misión. Aquellos que los escucharon y creyeron el mensaje fueron llamados cristianos (1) por primera vez en la ciudad de Antioquía (Hechos 11:26). Desde entonces, millones de personas se han unido a (o han nacido dentro de) los cientos de sectas (muchas de ellas destructivas) conocidas colectivamente como el cristianismo, que es una de las religiones más conocidas, dominantes y peligrosas del mundo.

(1) Jud√≠os, helenistas (jud√≠os asimilados en la cultura griega) y gentiles. Compare √Čxodo 12:38. Esto es, ‚Äúmesianistas‚ÄĚ o ‚Äúmesi√°nicos‚ÄĚ; al traducirse al griego, qued√≥ como Xrist‚Äôyan√°.

Xrist√≥s, la traducci√≥n del hebreo Mashiaj (Mashiaj) al griego coin√©, seg√ļn aparece en un manuscrito arameo. Se tradujo luego al castellano como ‚Äúcristianos‚ÄĚ y desde entonces, el t√©rmino identifica a los conversos de entre los Benei Noaj (naciones gentiles) para diferenciarlos de los netzarim, los disc√≠pulos del Rab√≠ de entre los jud√≠os. Eventualmente, los cristianos fueron identificados como notzrim.

La gente supone que todos los que profesan ser cristianos, o cuando menos casi todos, siguen las creencias, ense√Īanzas y costumbres de Yahshua Hamashiaj. Pero la Tanaj (Biblia) nos dice que no todos los que aceptan el nombre de Mashiaj son verdaderos cristianos. Por lo que leemos en Lucas 6:46 podemos ver que es posible profesar el nombre de Yahshua, e incluso llamarlo ‚ÄúAdon‚ÄĚ, pero aun as√≠ negarlo con los hechos. Leer el resto de la entrada »

Prepar√°ndonos para el Milenio. Parte, n¬ļ 55. La Comunidad de Yahshua Hamashiaj ‚Äď Las primicias de YHWH.

 

La Comunidad de Yahshua Hamashiaj ‚Äď Las primicias de YHWH

 

 

Una transformación espiritual

 

 

La Comunidad de Yahshua Hamashiaj son las personas que est√°n siendo guiadas por el poder de la R√ļaj (Esp√≠ritu) de YHWH. Leamos c√≥mo lo resume el ap√≥stol Pablo: ‚ÄúSi viv√≠s conforme a la carne, morir√©is; mas si por la R√ļaj (el Esp√≠ritu) hac√©is morir las obras de la carne, vivir√©is. Porque todos los que son guiados por la R√ļaj (el Esp√≠ritu) de YHWH, √©stos son hijos de YHWH‚ÄĚ (Romanos 8:13-14).

El poder de YHWH cambia profundamente la actitud humana; Su R√ļaj (Esp√≠ritu) transforma la vida de la persona. Nos capacita para vencer los apetitos de la naturaleza humana y para vivir como YHWH nos manda. La R√ļaj (el Esp√≠ritu) de YHWH es el elemento mas importante de la vida mesi√°nica. De hecho, la presencia o ausencia de la R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) es lo que determina si una persona es un siervo de YHWH, un verdadero mesi√°nico: ‚ÄúSi alguno no tiene la R√ļaj (el Esp√≠ritu) de Yahshua Hamashiaj, no es de √©l‚ÄĚ (Romanos 8:9).

Aquellos en quienes mora la R√ļaj Hakodesh el (Esp√≠ritu Santo) son los que componen el cuerpo espiritual que es la Comunidad que fund√≥ Yahshua Hamashiaj: ‚ÄúPor un solo R√ļaj (Esp√≠ritu) fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean jud√≠os o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo R√ļaj (Esp√≠ritu)‚ÄĚ (1 Corintios 12:13).

La R√ļaj (Esp√≠ritu) de YHWH es una fuente de gran poder

 

La R√ļaj Hakodesh el (Esp√≠ritu Santo) es el poder por medio del cual Yhashua Hamashiaj obra en sus disc√≠pulos para que hagan las buenas obras ‚ÄĒden el fruto‚ÄĒ que √©l espera de ellos: ‚ÄúTodas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llam√≥ por su gloria y excelencia‚ÄĚ (2 Pedro 1:3).

En Juan 16:13, Yahshua nos promete que la R√ļaj Hakodesh el (Esp√≠ritu Santo) nos ‚Äúguiar√° a toda la verdad‚ÄĚ, de manera que podamos saber c√≥mo servir a YHWH conforme a su voluntad. Su R√ļaj (Esp√≠ritu) hace posible que nosotros ‚Äúcrezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Mashiaj‚ÄĚ (Efesios 4:15).

El ap√≥stol Pablo habla de la R√ļaj (Esp√≠ritu) de YHWH que mora en nosotros: ‚ÄúEn quien vosotros tambi√©n sois juntamente edificados para morada de YHWH en la R√ļaj (el Esp√≠ritu)‚ÄĚ (Efesios 2:22). La R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) es la presencia y el poder mismos de YHWH que obran en su pueblo. Mas adelante, este ap√≥stol nos exhorta a que nos ocupemos en nuestra salvaci√≥n ‚Äúcon temor y temblor, porque YHWH es el que en [nosotros] produce as√≠ el querer como el hacer, por su buena voluntad‚ÄĚ (Filipenses 2:12-13).

 

La R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu) de YHWH nos gu√≠a a la obediencia

 

La transformaci√≥n del pueblo de YHWH por medio de La R√ļaj Hakodesh (Esp√≠ritu Santo) es una transformaci√≥n de sus corazones, de lo mas profundo de su ser. En lugar de tener un coraz√≥n duro y hostil a la Tor√°h (las leyes) de YHWH, obtienen un esp√≠ritu de fe obediente = emunah, es decir; creer, confiar y obedecer la Tanaj (Biblia) porque YHWH mora en ellos y obra en ellos.

El ap√≥stol Juan nos asegura que ‚Äúel que guarda sus mandamientos, permanece en YHWH, y YHWH en √©l. Y en eso sabemos que √©l permanece en nosotros, por la R√ļaj (el Esp√≠ritu) que nos ha dado‚ÄĚ (1 Juan 3:24).

El deseo y la voluntad de creer, confiar y obedecer son tan importantes en lo que significa ser mesi√°nico, que en la misma ep√≠stola Juan, con toda franqueza, nos advierte que ‚Äúel que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no est√° en √©l; pero el que guarda su palabra, en √©ste verdaderamente el amor de YHWH se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en √©l. El que dice que permanece en √©l, debe andar como √©l anduvo‚ÄĚ (1 Juan 2:4-6). Esto ciertamente es hablar sin rodeos.

Yahshua Hamashiaj, muy claramente, hace hincapi√© en que los que no han recibido de YHWH esa actitud de creer, confiar y obedecer la Tanaj (Biblia) reaccionan en forma muy diferente a sus mandamientos: ‚ÄúHip√≥critas, bien profetiz√≥ de vosotros Isa√≠as, como est√° escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su coraz√≥n est√° lejos de m√≠. Pues en vano me honran, ense√Īando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de YHWH, os aferr√°is a la tradici√≥n de los hombres . . .‚ÄĚ (Marcos 7:6-8).

Quien no tenga el R√ļaj Hakodesh, un esp√≠ritu de desobediencia trata de acomodar los mandamientos de YHWH a sus propios razonamientos y a su naturaleza humana, como podemos ver en las palabras que a continuaci√≥n dijo Yahshua: ‚ÄúBien invalid√°is el mandamiento de YHWH para guardar vuestra tradici√≥n. Porque Mois√©s dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros dec√≠s: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corb√°n (que quiere decir, mi ofrenda a YHWH) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dej√°is hacer mas por su padre o por su madre, invalidando la palabra de YHWH con vuestra tradici√≥n que hab√©is transmitido. Y muchas cosas hac√©is semejantes a estas‚ÄĚ (vv. 9-13).

A quienes no tienen la R√ļaj (el Esp√≠ritu) de YHWH les resulta f√°cil rechazar las instrucciones b√≠blicas que no les gustan. Aferr√°ndose a sus propias tradiciones, aparentan obedecer y honrar a YHWH al tiempo que hacen a un lado el verdadero prop√≥sito de las instrucciones y mandamientos que nos dio. Yahshua dijo que esa clase de adoraci√≥n se hace en vano; es vac√≠a e in√ļtil (v. 7). Tales personas tienen ojos que no ven y o√≠dos que no oyen (Romanos 11:8).

En cambio, la R√ļaj (el Esp√≠ritu) de YHWH transforma profundamente la actitud, la perspectiva y el esp√≠ritu de su pueblo. Ellos desean de todo coraz√≥n obedecerle y √©l les da una actitud obediente y humilde hacia √Čl y hacia su Tanaj (Biblia). Voluntaria y fielmente obedecen sus mandamientos y tienen el testimonio de Yahshua Hamashiaj (Apocalipsis 12:17). Han recibido de √Čl su R√ļaj Hakodesh (su Santo Esp√≠ritu) para poder luchar contra Satan√°s y contra su propia naturaleza humana.

En resumen, los mesi√°nicos verdaderos; no todos los que se dicen mesi√°nicos son verdaderos, son personas transformadas; son Su pueblo especial para YHWH.

 

Los apóstoles: Un estudio acerca de la conversión

 

Los disc√≠pulos de Yahshua, que s√≥lo eran personas comunes y corrientes, fueron transformados en l√≠deres de extraordinario dinamismo debido al poder de la R√ļaj (del Esp√≠ritu) de YHWH. Para poder apreciar la magnitud de su transformaci√≥n, necesitamos hacer un an√°lisis cuidadoso de estos hombres antes de que recibieran la R√ļaj Hakodesh (el Esp√≠ritu Santo).

Mateo, Marcos, Lucas y Juan nos proporcionan cierta informaci√≥n acerca de sus vidas. No existe nada que nos indique que hayan recibido una educaci√≥n especial o que hayan ocupado puestos de influencia. Los gobernantes y dirigentes religiosos los consideraban m√°s bien como ‚Äúhombres sin letras y del vulgo‚ÄĚ (Hechos 4:13). Leer el resto de la entrada »