; charset=UTF-8" />

Preparándonos para el Milenio. Parte, nº 67. Salmo 119:53-59

 

 

Excelencias de la Torah. Salmo 119:53-59

 

Vers. 53. Horror se apoderó de mí a causa de los inicuos Que dejan tu Torah (ley).

Las verdades que eran diversión para ellos le causaban asombro a él. Estaba atónito ante su maldad, asombrado por su presunción, alarmado por la expectativa de su súbito derrocamiento, aterrorizado por su condenación cierta.

Los más firmes en la creencia del castigo eterno de los impíos son los más apenados en su condenación. No es prueba de ternura el cerrar los ojos a la terrible condenación de los impíos. La compasión se muestra mucho más tratando de salvar a los pecadores que procurando hacerles las cosas agradables.

He conseguido ideas claras de la eternidad; he visto y degustado las bendiciones de los elegidos kadosh – santos – justos, hasta cierto punto y sufro anhelando compartir este estado dichoso, así como he tenido la satisfacción consoladora de saber que por la gracia de YHWH y caminando en santidad, poniendo en mi corazón el creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia) lo compartiré.

Pero, ¡oh, qué angustia se apodera de mi mente el pensar en la eternidad para los que están sin Yahshua Hamashiaj, para los que están equivocados, engañados y que van con sus esperanzas falsas a la tumba!. La idea es tan espantosa que no la puedo resistir.

¡Qué espantoso es el estado de aquellos que están a cada momento en peligro de esta gran ira e infinita desgracia! Pero éste es el triste caso de toda alma que no ha nacido de nuevo, o aquellas almas que habiendo nacido de nuevo no han tenido la revelación de estar engañados por sus correspondiente líderes que permanecen cegados por Hasatan para que no vean la luz suficiente de Yahshua y así no puedan vivir en Su fe obediente a todos los mandamientos de su Abba Kadosh YHWH.

 

Que dejan tu Torah (ley). El salmista se lamentaba no porque se viera atacado, sino porque la Torah (ley) de YHWH era abandonada; y se apenaba ante la condenación de aquellos que lo hacían, porque estaban perdidos para YHWH.

Lo que más siento yo con respecto no solamente a todos los que me han abandonado, sino a todos los creyentes que piensan que la Torah ya no existe; que ya no hay que obedecerla porque Cristo la clavó en su cruz. Es el desacato con que estos creyentes impíos tratan la Torah (Ley) de YHWH por lo que caminan engañados y confundidos directamente al infierno.

 

Vers. 54. Cánticos fueron para mi tus estatutos (Torah) En la casa en donde fui extranjero.

Los kadosh – santos – justos ven el pecado con horror, y ven armonía en la vida de santidad cuando han puesto en su corazón el vivir creyendo, confiando y obedeciendo los estatutos, los preceptos, los mandatos, es decir la Torah (ley) de nuestro Elohim YHWH y Yahshua Hamashiaj.

 

Cánticos para mí… en la casa en donde fui extranjero. ¿No se alegraría un preso ante la proclamación de su liberación? ¿No se alegrará el pecador redimido de poder salir de su servidumbre? ¿Saldrá de ella indiferente, sin gratitud y sin gozo?.

Nosotros también somos extranjeros en nuestras propias casas porque estamos de paso camino del verdadero hogar donde viviremos por toda la eternidad de las eternidades.

Canta de gozo porque ya estás obedeciendo todos sus mandamientos. Ahora si, canta las alabanzas mesiánicas cuyas letras ya son con los nombres verdaderos incorporados.

 

Vers. 55. Me acordé en la noche de tu nombre, oh YHWH, Y guardé tu Torah (Ley).

Así como en otros puntos nos dice que amaba más la Torah (ley) que el alimento que tenía asignado, aquí dice que renuncia a su reposo nocturno para poder meditar en Su Torah (ley). Pero ahora, hasta tal punto ha decaído el celo en los que profesan ser hijos de YHWH, que no están dispuestos a sacrificar ni lo superfluo, y mucho menos el refrigerio necesario por amor a la Tanak (Biblia).

Conozco líderes de ministerios internacionales que ni siquiera se levantan para las oraciones comunitarias matinales.

 

En la noche. Primero es continuamente, porque ha recordado a YHWH de día también. El Salmista se había entregado intensamente a la Torah (ley); como sabemos, los hombres del mundo dedican parte de la noche a sus deleites. Y el hecho de que él sopesaba los mandamientos de YHWH por la noche, nos muestra que hacía lo mismo en secreto que bajo la luz; por lo que condena a los que cubren sus maldades con la oscuridad. Examinémonos a nosotros mismos para ver si hemos interrumpido nuestro sueño para invocar a YHWH, o para dar satisfacción a nuestros deseos de placer.

 

Y guardé tu Torah (Ley). Si no recordamos el nombre de YHWH, no es probable que recordemos sus mandamientos = Torah (ley); si no pensamos en Él en secreto, no le obedeceremos en público.

Leer el resto de la entrada »

Preparándonos para el Milenio. Parte, nº 66. Salmo 119:49-52

 

Excelencias de la Torah (ley) Salmo 119:49-52

 

Vers. 49. Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, En la cual me has hecho esperar.

Hay todo un mundo de significado en la palabra recuerda, cuando se dirige a YHWH; es usada en la Torah en el sentido más tierno y conviene al afligido y deprimido. El Salmista exclama: “Adón, recuérdame , y todas mis aflicciones”. Job también ora para que el Adón designe un tiempo en que le recuerde. En este presente ejemplo la oración es tan personal como el “Acuérdate” del ladrón, porque su esencia se halla en las palabras “a tu siervo”.

Los que hacen de las promesas de YHWH su porción, pueden con humilde osadía hacer de ellas su garantía. YHWH dio la promesa en la cual esperaba el Salmista, y la esperanza por la cual había abrazado la promesa.

 

Vers. 50. Ella es mi consuelo en mi aflicción, Porque tu dicho me ha vivificado.

YHWH ha ordenado que su Tanak (Biblia), hecha poderosa por la Rúaj (Espíritu), lleve consuelo, fortaleza y esperanza a sus kadosh – santos – justos cuando ellos sufren pesar y aflicción.

Por cuanto la Palabra de nuestro Elohim YHWH es viva, Heb 4:12 12 Porque la Palabra de YHWH es viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos y penetra hasta donde se divide el mundo del alma y el mundo del espíritu, el de las coyunturas y los tuétanos y es efectiva discerniendo los pensamientos y las intenciones del corazón. Tiene poder para revivir y renovar a los que habitan en ella y en YHWH (Jn 14:27). Cuando se encuentra afligido, el kadosh – santo debe volverse al Adón y a Su Tanak (Biblia)y esperar que su Rúaj (Espíritu) le de Shalóm en su corazón (Fil 4:6-9).

El mundano agarra su bolsa y dice: “Esto es mi consuelo”; el despilfarrador señala su alegría y grita: “Esto es mi bienestar; el borracho alza la copa y canta: “Esto es mi solaz”; pero el kadosh – santo – justo cuya esperanza viene de YHWH, siente el poder vivificador de la Palabra de Adón y testifica: “La Torah (ley) es mi consuelo”. Pablo dice “Yo se en quién he creído.” El consuelo es deseable en todo tiempo; pero el consuelo de la aflicción es como una lámpara en lugar oscuro. Algunos no pueden hallar consuelo en ocasiones semejantes; pero no es así con el hijo de YHWH que cree, confía y obedece Su Palabra, porque su Salvador les ha dicho: No os dejaré huérfanos, sin consuelo”. Algunos tienen consuelo y no tienen aflicción; otros tienen aflicción y no tienen consuelo; pero los kadosh – santos – justos tienen consuelo en su aflicción.

La Palabra de YHWH (Tanak (Biblia) determina quien entrará en el reposo de YHWH. Es una espada aguda que penetra hasta lo íntimo del ser para discernir si los pensamientos y motivos del creyente son espirituales o no. Tiene dos filos, de modo que corta para salvar la vida o condena a la muerte eterna (Jn 6:63; 12:48). Así que se debe responder a la Palabra de YHWH en emunah = fe obediente, es decir, creyendo, confiando y obedeciendo toda la Tanak (Biblia) y acercándose a Yahshua Hamashiaj como sumo sacerdote Hebreos 4:14-16 Por tanto, teniendo un gran Cohen Hagadol que ha traspasado los cielos, Yahshua el hijo de YHWH, retengamos nuestra convicción sobre él. 15 Porque no tenemos un Cohen Hagadol que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue puesto a prueba en todas las áreas de la vida, según nuestra semejanza, pero nunca transgredió la Torah (ley). 16 Acerquémonos, pues, confiadamente, al trono de la gracia, para recibir la misericordia y hallar la gracia para el socorro propicio.

Se llama el “trono de la gracia” porque de él fluyen, de parte de YHWH, el amor, la ayuda, la misericordia, el perdón, el poder espiritual, el derramamiento de la Rúaj Hakodesh (Espíritu Santo), los dones espirituales, el fruto del Espíritu, y todo lo que necesitan en cualquier circunstancia. Una de las más grandes bendiciones de la salvación es que ahora Yahshua Hamashiaj, en calidad de sumo sacerdote, a los hombres y mujeres que ponen en su corazón vivir en la fe obediente del Mashiaj (Cristo) = emunah; creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia) les abre un camino a su presencia mediante el cual siempre podrán buscar el consuelo en su aflicción, la ayuda, el cuidado y la protección que necesiten.

 

Consuelo. Nechamar, consolación; de donde procede el nombre de Nehemías. La palabra sólo aparece en Job 6:9.

Las lágrimas engendran gozo espiritual. Cuando Ana hubo llorado se marchó y no estuvo más triste. La abeja recoge la mejor miel de las hierbas más amargas. Yahshua Hamashiaj hizo el mejor vino del agua.

 

Porque tu dicho me ha vivificado. Bendito sea YHWH que no sólo ha escrito la Tanak (Biblia), sino que la ha sellado en nuestros corazones y nos ha dado Su gracia para creer, confiar y obedecerla y así hacerla efectiva. ¿No puedes tú decir que es de inspiración divina porque has sentido que es operante y viva? ¡Oh la gracia gratuita! ¡Que YHWH envíe Su palabra te abra los ojos, te arranque de ese mundo de confusión, te restablezca y te cure; que Él te lleve a ese nivel de revelación, te cure y no otros!. Que la Tanak (Biblia) que para ellos son letra muerta, sea para ti un sabor de vida eterna.

 

Vers. 51 Los soberbios se burlaron mucho de mi, Mas no me he apartado de tu Torah (ley).

Hoy los hombres y prácticamente casi todos los creyentes tienen ojos extraños para poder ver una farsa en la fe obediente a la Torah (ley de toda la Tanak (Biblia) y una comedia en la santidad; con todo, por triste que sea, esto es un hecho, y estas personas sin el menor ingenio puede provocar al burlarse de un kadosh – santo – justo. Son pecadores engreídos que juegan con los fieles como si fueran pelotas. No hay que extenderse en las innumerables burlas que les deparan. Si se burlaban de David, no podemos esperar escapar de la mofa de estos impíos. Hay innumerables hombres soberbios sobre la faz de la tierra, y si hallan a un creyente kadosh – santo en la aflicción, serán bastante ruines para hacer burlas crueles a expensas suyas. Ésta es la naturaleza del hijo de la sierva, el burlarse del hijo de la promesa.

Los kadosh – santos – justos de YHWH se han quejado de esto en todas las edades: David, de sus burladores; los más abyectos se burlaban de él. Job fue desdeñado por los hijos de padres a quienes él no habría puesto con los perros de su ganado (Job 30:1) José fue apodado soñador, Pablo charlatán; Yahshua Hamashiaj mismo, samaritano y, con sorna, carpintero…Mical era estéril, pero tuvo demasiados hijos que despreciaron lo sagrado y ejercicio de la santidad. No puede haber mayor aliciente para un alma inmunda que burlarse de los que se esfuerzan por vivir una vida de obediencia al YHWH y a Yahshua Hamashiaj. Los corazones mundanos así como los religiosos engañados no pueden ver nada en estas acciones de obediencia absoluta a toda la Torah (ley) excepto locura y necedad; la vida de obediencia a toda la Tanak (Biblia) tiene mal sabor a su paladar.

Es algo grande que un soldado se comporte bien bajo el fuego; pero es mayor que un soldado del Mashiaj resista impertérrito el día de su prueba. Al mesiánico kadosh – santo – justo no le causa daño que los perros le ladren.

 

Leer el resto de la entrada »

Preparándonos para el Milenio. Parte, nº 65. Salmo 119:39-48.

 

Excelencias de la Torah (ley) Salmo 119:39-48

 

 

Vers. 39 Quita de mí el oprobio que he temido, Porque buenos son tus juicios.

El oprobio, la mofa que de él hacen sus enemigos.

Nuestros enemigos son todos aquellos a los que YHWH todavía no les ha dado la gracia para ver esta nueva revelación de lo alto (familiares, conversos e inconversos): Que como consecuencia de ser absolutamente necesario vivir en santidad total, creyendo, confiando y obedeciendo toda su Tanak (Biblia) y volver a las sendas antiguas porque en ellas habla de Mí dice nuestro Elohim YHWH. Se debe vivir obedeciendo y poniendo en practica la Torah guardando el Shabbat, las fiestas dadas a perpetuidad y rescatando todo lo que han quitado o tergiversado en las actuales Escrituras con el fin de poder predicar bien el mensaje de salvación a la humanidad. Ese mensaje que viene acompañado con la unción del Rúaj Hakodesh (Espíritu Santo) y es el que abre los ojos a las personas prisioneras de HaSatán para que vean la luz admirable, se conviertan y puedan comprender que es lo que está ocurriendo a la humanidad y que es lo que hay que hacer para que verdaderamente si podamos llegar a ser merecedores de conseguir la vida eterna. Algo que nuestro Adón siempre ha querido al dar a los hombres este gran tesoro que es la Torah (ley).

 

Porque buenos son tus juicios. Cuando los hombres hablan mal de la forma en que YHWH gobierna el mundo, es nuestro deber y privilegio defenderlo y declarar abiertamente delante de Él: “Tus juicios son buenos”; y deberíamos hacer lo mismo cuando atacan la Tanak (Biblia), el mensaje de salvación, la Torah (ley) o el nombre de nuestro Elohim YHWH o el de nuestro Adón Yahshua Hamashiaj. Pero hemos de tener cuidado de que ellos no puedan presentar contra nosotros acusaciones que sean verdaderas, pues de lo contrario nuestro testimonio serán palabras lanzadas al viento.

 

 

 Exposición de los versículos 41 al 48

 

 

 Vau

 

 

Estos ocho versículos son un ruego continuado a favor de la permanencia de la gracia en su alma, y está apoyado por argumentos tan kadosh – santos como podría sugerirlos sólo un espíritu ardiendo de amor por YHWH.

Toda esta sección consiste en peticiones y promesas. Las peticiones son dos: versículos 41 y 43. Las promesas son seis. Esta diferencia, entre muchas otras, es una diferencia entre los kadosh – santos – justos y los demás; todos los hombres buscan cosas buenas de YHWH, pero los malos lo intentan de tal forma que no hayan de darle nada a Él de vuelta, ni aun prometen nada en retorno.

A esta sección podríamos ponerle por título: El coraje necesario para dar testimonio. En efecto: Pide el favor de YHWH (v.41) contenido en sus promesas (lit. en su dicho), precisamente para estar más animado a dar testimonio de la bondad de YHWH ante los que quieren avergonzarle(v.42). Con esta esperanza (v.43), está seguro de que no se le irá de la boca la palabra de verdad, es decir, un testimonio sincero y veraz de lo que YHWH ha hecho por él, lo cual sería difícil de cumplir si le faltase la manifestación del poder y favor de YHWH hacia él. Seguro de haber sido escuchado, hace una promesa firme (v.44), y usa tres vocablos que indican continuidad de por vida: “tamiz” = siempre, “leolam” para siempre, y “ed” = perpetuamente (el mismo vocablo de Is. 9:6 “…perpetuamente Abba”). Esto le dará ánimo y coraje para dar testimonio delante de reyes (v.46) como lo dieron los compañeros de Daniel ante Nabucodonosor (Dn 3:16), los discípulos de Yahshua Hamashiaj ante las autoridades judías (Hch. 4:20), y Pablo ante el rey Agripa (Hch.26).

 

Vers. 41. Venga a mí tu misericordia, oh YHWH; Tu salvación, conforme a tu dicho.

El salmista desea misericordia, así como enseñanza, porque era culpable lo mismo que ignorante. Necesita mucha misericordia.

 

Tu salvación, conforme a tu dicho. Esta es la suma y corona de todas las misericordias. Aquí hay la primera mención a la salvación en el Salmo. La salvación es titulada “Tu salvación”, con lo que es atribuida totalmente al Adón. ¡Qué cantidad de misericordias se juntan en la salvación de nuestro Adón Yahshua Hamashiaj!. Quedan incluidas las misericordias que nos eximen antes de nuestra conversión y nos llevan a ella. Luego viene la misericordia de llamada, misericordia regeneradora, misericordia de conversión, misericordia de justificación, misericordia de perdón. Misericordia al quitarte el velo para ver su verdadera luz admirable, ahora con otra dimensión de la verdad incorporada la cual quitaron y tergiversaron de la Tanak (Biblia) antes, durante y después del Emperador Constantino en el siglo III d.M.. Ni tampoco podemos excluir de la salvación completa ninguna de aquellas muchas misericordias que necesitamos para conducir al kadosh – santo – justo seguro a la gloria.

La salvación es un agregado de misericordias incalculable en número, inapreciables en valor, incesantes en aplicación, eternas en duración. Al Elohim YHWH de nuestras misericordias sea la gloria, para siempre.

 

Vers. 42 Y daré por respuesta a mi avergonzador, Que en tu palabra (Torah) he confiado.

Ésta es una respuesta sin réplica posible. Cuando YHWH, al concedernos esta nueva dimensión de la salvación, da a nuestras oraciones una respuesta de Shalom – paz, estamos preparados al instante para contestar a las objeciones de los infieles, a las sutilezas de los escépticos y a las burlas de los que se mofan así como a los hermanos que amamos (católicos y protestantes) que siguen engañados y atrapados con la teología dispensacionalista.

Hay tres clases de blasfemos de lo divino: los demonios, los herejes y los calumniadores. Al diablo hay que contestarle con la palabra de YHWH; a los herejes por la palabra externa de sabiduría; y a los calumniadores, con la palabra activa y valiente de una buena vida en Yahshua Hamashiaj.

 

Que en tu palabra (Torah) he confiado. Si alguno nos reprocha el que confiemos en YHWH, le replicaremos con argumentos más concluyentes cuando le mostremos que YHWH ha hecho señales, milagros y maravilla en nuestras vidas. Ha guardado sus promesas, escuchado nuestras oraciones y suplido nuestras necesidades. Aun los más endemoniados se ven forzados a inclinarse ante la lógica de los hechos. Leer el resto de la entrada »

Preparándonos para el Milenio. Parte, nº 64. Salmo 119:31-38.

 

 

Excelencias de la Torah (ley). Salmo nº 119:31-38

 

Vers. 31. Me he apegado a tus testimonios; Oh YHWH, no me avergüences.

Puesto que abomina el camino de la mentira (v.29), ya que ha escogido el camino de la verdad (literalmente fidelidad); es decir vivir en emunah = creer, confiar y obedecer la Toral(ley), y tiene siempre ante los ojos los mandamientos de YHWH, hasta el punto de sentirse apegado a los testimonios divinos, pide a YHWH que no le avergüence, sino que le conceda el favor que le pide, a fin de que no se rían de él sus enemigos como si estuviese dejado de la mano de YHWH.

Poner delante de nosotros los veredictos de YHWH, es mirar constantemente para obedecer la Tanak (Biblia) lo cual hace que un kadosh – santo – justo sea firme y estable para poder resolver favorablemente sus contiendas: “La carne lucha contra el espíritu y el espíritu contra la carne” (Gálatas 5:17), y el kadosh santo se ve forzado a exclamar: “Miserable hombre de mí” (Romanos :24). Este es el caso; en tanto que el alma está muchas veces abatida o apegada al polvo, el espíritu se esfuerza para apegarse a los testimonios Torah (ley de YHWH).

Ora: “Oh YHWH, no me avergüences”. Y apégate a tu Elohim YHWH y a Yahshua Hamashiaj y no serás avergonzado nunca jamás.

 

 

Vers. 32. Por el camino de tus mandamientos correré, cuando ensanches mi corazón.

El salmista piensa en correr por el camino de la Torah (ley), es decir, obedecer con el mayor gusto, con la mayor prontitud y alegría, la voluntad de YHWH.

 

 

Cuando ensanches mi corazón. Indica primordialmente verse libre de apuros y problemas, a fin de tener mayor espacio para concentra fuerzas y gozar de la libertad necesaria en orden a llevar a cabo el obedecer sus mandamientos que es lo que en verdad amamos. El verdadero kadosh – santo justo es optimista, pues sabe que YHWH le da sabiduría (v. 1R. 4:29), donde se le llama anchura de corazón) y el amor que es por su Rúaj (Espíritu), derramado en nuestros corazones (Ro. 5:5). El amor de YHWH y el gozo en el cumplimiento obediente a su Torah (ley) son las ruedas y el motor de nuestra obediencia.

Nótese en qué forma se ha hablado del corazón hasta este punto:

“todo corazón” (2)

“rectitud de corazón” (7)

“escondido en mi corazón” (11)

“ensanchar mi corazón”.

Hay muchas más alusiones más adelante y todas ellas muestran que la vida de emunah del Salmista era una obra del corazón. Es una de las mayores faltas de nuestra época que la cabeza cuente más que los corazones y los hombres estén mucho más dispuestos a aprender que a vivir en emunah = fe obediente a la Tanak (Biblia). Si queremos que YHWH habite en nuestros corazones y prodigue su influencia, debemos hacer lugar en nuestras almas por medio de una dilatación de fe obediente = creer, confiar y obedecer sus mandamientos = Tanak (Biblia).

La fe obediente engrandece a YHWH y consigues agradarle teniendo mayor captación de su grandeza, bondad y verdad.

 

 

 

Exposición de los versículos 22 al 40

 

 

 

He

 

 

 

Vers. 33. Enséñame, oh YHWH, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin.

Tenemos necesidad de ser enseñados y guiados. El salmista pide a YHWH que le instruya, que le haga entender los mandamientos y le haga caminar por ellos, ya que se complace en ellos; así los guardará hasta el fin.

En los vers. 33 al 40 El Salmista presenta nueve veces su petición a YHWH, y en seis de ella acompaña una razón para ser escuchado. Estas peticiones son expresiones de un corazón renovado; Al hombre que YHWH le haya dado la gracia para mantenerse buscando la santidad en obediencia a sus mandamientos no podría por menos que presentarlas

 

Y lo guardaré hasta el fin. El fin del cual habla el Salmista es el fin de la vida, o la plenitud de la fe obediente. Confía que la gracia le hará fiel hasta lo sumo, nunca trazando una raya y diciendo a la vida de emunah = obediencia: “Hasta aquí irás, pero no pasarás.”

El fin de nuestra vida kadosh – santa – justa; el fin de nuestro guardar obedientemente la Torah (ley) vendrá cuando cesemos de respirar; ningún hombre obediente a su Elohim YHWH y Yahshua Hamashiaj piensa señalar una fecha y decir: “Basta, ahora puedo aflojar mi vigilancia y vivir como el resto”. Como Yahshua Hamashiaj nos ama hasta el fin, también nosotros hemos de servirle hasta el fin. El fin de la enseñanza divina es que podamos perseverar hasta el fin.

 

 

Vers. 34. Dame entendimiento, y guardaré tu Torah (ley), Y la cumpliré de todo corazón.

Es por esto que estamos en deuda con Yahshua Hamashiaj “el Mashiaj ha venido y nos ha dado entendimiento” (1Juan 5:20) para que podamos tener una relación íntima con el Verdadero Elohim; y con el auténtico estamos: Yahshua Hamashiaj es el Juez Supremo dado por el Eterno de Israel.

El entendimiento es el piloto y guía de todo hombre; la facultad que está sentada en la popa del alma; pero como el guía más experto puede equivocarse en la oscuridad, también puede hacerlo el entendimiento cuando le falta la luz del conocimiento de la Torah (ley). “Sin conocimiento la mente no puede ser buena”. (Proverbios 19:2); ni la vida es buena; ni las condiciones externas seguras (Efesios 4:18). “Mi pueblo está destruido por falta de conocimiento” (Oseas 4:6).

 

 

Y la cumpliré de todo corazón. Cuando el mundo, el placer, la ambición, el orgullo, el deseo de las riquezas, el amor impuro, desea una parte de nosotros, podemos recordar que no tenemos afectos a nuestra disposición sin que YHWH nos dé permiso. Él es celoso. Todo es suyo, y sus juicios estarán con el que roba o retiene una parte de lo que es de YHWH. ¿Voy desprenderme de lo que es de YHWH para satisfacer al mundo, la carne y al diablo?. Leer el resto de la entrada »

Preparándonos para el Milenio. Parte, nº 63. Salmo 119:21-30.

 

Excelencias de la Torah (ley).  Salmo nº 119:21-30

 

Vers. 21. Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus mandamientos.

Los hombres soberbios son malditos; nadie los bendice, y pronto se vuelven una carga incluso para ellos mismos. En sí misma, la soberbia es una plaga y un tormento, Incluso cuando no les cae encima ninguna maldición de la Torah (ley), parece haber una ley de la naturaleza que el hombre soberbio sea un desgraciado.

Esto lleva al salmista a aborrecer el orgullo; temía la reprensión de YHWH y la maldición de la Torah (ley). Los pecadores soberbios de sus días eran enemigos, y él se sentía feliz de que YHWH estuviera en pugna con ellos.

Si el orgulloso escapa aquí, como ocurre a veces, en el más allá no escapará; por que: el hombre soberbio es una abominación al Adon (Proverbios 16:5). YHWH no puede soportarlo (Salmo 101:5). Y ¿que pasa luego? Tú destruirás al orgulloso.

“Ningún alma escapará a la venganza del orgullo”, nunca se escapará de ella. Tan seguro como YHWH es justo, el orgullo no quedará sin castigo.

Por tanto, los hombres orgullosos pueden ser contados entre los enemigos de YHWH, porque como el codicioso quita las riquezas de los hombres, el orgulloso quita el honor de YHWH.

Los orgullosos soportan la maldición de no tener amigos; no los tienen en la prosperidad, porque no conocen a nadie; ni en la adversidad, porque entonces nadie les conoce.

 

Que se desvían de tus mandamientos. YHWH reprende el orgulloso por más que las multitudes le presten homenaje, porque ve en él una rebelión en contra de su propia majestad, y la semilla de rebeliones futuras. Es la suma del pecado.

 

Vers. 22. Aparta de mí el oprobio y el menosprecio, Porque tus testimonios he guardado.

La mejor manera de tratar la calumnia es orar sobre ella; YHWH, o bien la eliminará, o arrancará el aguijón de la misma.

Cuando sufrimos una difamación, es mejor orar sobre ella que ir al tribunal y exigir explicaciones del que la fabricó. Los que sois reprochados de este modo llevad vuestro caso al Tribunal Supremo y dejadlo en las manos del Juez de toda la tierra.

 

Vers. 23 Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí; Mas tu siervo meditaba en tus estatutos.

¿Quiénes eran estos magnates maliciosos que querían quitar a YHWH de la atención de su siervo o privar al escogido de su Elohim YHWH de un momento de comunión kadosh – santa? La canalla de los príncipes que no valían los cinco minutos de la meditación kadosh – santa del siervo. Es muy hermoso ver las dos situaciones: los príncipes sentados para hablar contra el salmista, y el salmista sentado con su Elohim YHWH y su Torah (ley), con la respuesta más efectiva de sus calumniadores: no dar respuesta alguna. Los que se alimentan de la Torah (ley) se hacen fuertes y pacíficos, y son protegidos por la gracia de YHWH de la contienda de lenguas.

El salmista da testimonio de que sufrió mucha burla, desprecio y difamación cuando procuraba llevar una vida kadosh – santa – justa de acuerdo a la Torah (ley) de YHWH. Esa oposición sin embargo, no le impidió seguir el camino de YHWH. También hoy los que son fieles obedientes a la Tanak (Biblia) y a Yahshua Hamashiaj deben comprender que serán criticados y ridiculizados. Se les pudiera llamar legalistas o extremistas por las propias iglesias en desobediencia, que engañadas consideran que la Torah (ley) ya fue clavada en la cruz y los que se conforman a las costumbres mundanas de una sociedad impía.

 

Vers. 24. Pues tus testimonios son mis delicias Y mis consejeros.

Es imposible vivir de modo kadosh – santo – justo sin el uso diario de la Tanak (Biblia). Es absolutamente necesario para todo lo que emprendemos, y para resolver nuestras dudas y consolarnos de nuestras penas. Sin ella nuestra conciencia es un guía ciego y nos lleva a una niebla de ignorancia, error y confusión.

 

 

Exposición de los versículos 25 al 32

 

 

En estos versículos veremos la influencia de la Tanak (Biblia) sobre un corazón que lamenta sus tendencias hacia abajo y está lleno de pena a causa de su ambiente amortecedor.

 

 

Dálet

 

  

Vers. 25. Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra.

Un corazón que suspiraba por YHWH con tanta frecuencia y amargura ahora se vuelve frío, seco y oscuro. El fervor del primer amor se ha enfriado; los cuidados de la tierra y los pecados, como si dijéramos, han puesto plomo a las alas del alma.

 

Vivifícame según tu palabra. Reanímame. Y, verdaderamente, muchas veces los kadosh – santos – justos de YHWH son puestos en este estado en que no tienen nada que los sostenga sino la Tanak (Biblia). Un pequeño resbalón quita mucha gracia. Sólo los que intentan estar obedientes a toda Su Palabra son verdaderamente sostenidos, mirando la promesa de YHWH y mantienen la esperanza de que Él los restaurará de nuevo, porque es en su honor el terminar la obra que había empezado.

 

Vivifícame. Esta frase ocurre nueve veces, y sólo en este Salmo. Es de gran importancia, puesto que expresa el cambio espiritual por el cual un mesiánico pasa a comprometerse a creer, confiar y obedecer toda la Tanak (Biblia), Vivifícame según tu palabra. Su fuente es YHWH; el instrumento por el cual es efectuado es toda la Palabra = Tanak (Biblia).

 

Vers. 26. Te he manifestado mis caminos, y me has respondido; Enséñame tus estatutos.

La bondad de YHWH se ve en que escucha lo que le presentamos. YHWH se gloría en prestar atención a nuestras necesidades, nuestras debilidades por el pecado. Esta triste situación nuestra te obliga a pedir a tu Abba Kadosh que por favor te ayude a ser un verdadero hijo suyo, que te ayude y te de la gracia para estar frente a Él agradándole en todo, que te ayude a vivir en esa fe obediente a toda su Torah (ley) y en esa actitud consigues el favor de tu Elohim YHWH. Leer el resto de la entrada »